domingo, 17 de enero de 2021

En 2020 crecieron los reportes por contenido pornográfico infantil en la web

 La Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual de la Fiscalía Regional Rosario terminó 2020 con un promedio de 30 denuncias semanales. Las restricciones por la pandemia no modificaron el escenario de aumento progresivo de las intervenciones de los últimos siete años, aunque surgió otro dato preocupante: hay más alertas por casos de pornografía infantil en internet y redes sociales. Según un recorte parcial del Ministerio Público de la Acusación (MPA), en 2020 hubo 393 reportes contra los 220 del año pasado.

Las investigaciones de delitos contra la integridad sexual en Santa Fe mostraron un incremento progresivo desde el año 2014, cuando se puso en marcha el nuevo sistema procesal penal oral en la provincia, según al informe interanual del MPA, con un recorte al 30 de junio de 2020.

PUBLICIDAD

El año en el que la Fiscalía pasó a tomar el rol preponderante de las pesquisas, se tramitaron 653 legajos. En el período siguiente 877; en 2016 ascendieron a 919, y en 2017 las causas treparon a 1.234.

En 2018 las carpetas abiertas fueron 1.528; en 2019 crecieron a 1.708 y hasta mediados de 2020 (restricciones y pandemia mediante) se abrieron 757 legajos. El segundo semestre aún no fue contabilizado, aunque la tendencia podría terminar con datos similares a 2019.

Visibilización y respuesta

El informe expresa la cantidad de casos judicializados, las denuncias, no quiere decir que haya más hechos, según los especialistas. ¿Las razones? Visibilización de la problemática empujada por los movimientos feministas, acceso de las víctimas a espacios y canales institucionales o de ONGs donde se las escucha.

También juegan un rol fundamental las nuevas tecnologías. Un comentario en cualquier red social, mensajes en aplicaciones o posteos son herramientas para disparar alertas de situaciones de riesgo.

Según el informe del MPA, entre 2014 y 2019 las investigaciones se incrementaron en un 226 por ciento. Esas estadísticas reflejan la respuesta del Estado con las herramientas que ahora ofrece el Poder Judicial.

La Fiscalía de Rosario acapara el 51 por ciento del total de investigaciones por delitos sexuales en el período citado, seguida por la regional Santa Fe, con el 26 por ciento.

El relevamiento para el período 2014-2020 indica que el 50 por ciento de las investigaciones se encuentran finalizadas, y son pocos los casos de probation (suspensión del juicio a prueba) en ejecución. Rosario tiene 1.847 legajos en curso, 1.672 fueron cerrados, y 17 están bajo análisis por posibles acuerdos. El primer semestre del 2020 tuvo 306 causas activas y 85 resueltas.

Casos que movilizaron

La coordinadora de Unidad Fiscal de Delitos Sexuales, Nora Marull, trazó un panorama sobre el incremento que reflejan las estadísticas, y las atribuyó a momentos puntuales: “Los movimientos “mee too” (“yo también”, consiga que copó las redes sociales en 2017 para denunciar acosos sexuales de un productor de cine estadounidense), Ni una Menos, y la divulgación del caso de la actriz Thelma Fardin también ayudaron. La gente se animó a hablar mucho más y hubo un cambio de mentalidad”.

Ese posicionamiento fue acompañado por los avances sociales en percibir la problemática. Como ejemplo, Marull recordó que cuando se creó la unidad que coordina (2014) recibían un promedio de 12 denuncias por semana y ahora son aproximadamente 35 promedio en ese mismo lapso.

“Se triplicó. Además hay que sumar las 35 denuncias por día que recibe Violencia de Género. Es muchísimo”, refirió Marull sobre investigaciones complejas de violencia machista que recalan en el organismo. Allí trabaja además un equipo interdisciplinario de psicólogas y trabajadoras sociales que contienen a las víctimas y familiares, y abordan los casos desde distintas perspectivas.

Internet y pornografía

La funcionaria agregó además que se ha notado un incremento muy marcado de la pornografía infantil, delito que hasta hace algunos años estaba oculto, pero se potenció con el avance de la tecnología, el uso de computadoras o las herramientas de acceso a internet.

“En un mes tuve 60 reportes, y cada uno derivó en la apertura de un legajo. Eso impacta en el incremento”. Marull refirió a la circulación de material sospechoso que informa el National Center of Missing and Exploited Children (Ncmec), organismo que trabaja con el Ministerio de Seguridad de Estados Unidos y monitorea la circulación de contenido pornográfico sexual infantil (fotos o videos) en todo el mundo.

“Reciben los reportes de todas las redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, Escape, WhatsApp, y de distintos sitios web vinculados a esas actividades. Luego envían alertas a los gobiernos del mundo, que las remite a los poderes judiciales de cada jurisdicción”, explicó.

Según esos informes, Santa Fe tuvo un incremento de casos de posibles delitos cibernéticos contra niños y adolescente. Mientras que en 2019 ingresaron al MPA de Rosario 220 denuncias por pornografía infantil, en 2020 (al 16 de diciembre) se remitieron 393, lo que significó un incremento interanual del 83 por ciento.

En el total provincial, fueron 539 reportes durante el 2019, y se dio un salto a 891 en 2020, también con un recorte hecho hasta mediados de diciembre, lo que llega casi al 90 por ciento de aumento. Se distingue el mantenimiento de los casos de grooming o ciberacoso, con 49 denuncias en cada uno de los dos últimos años.

“Es notorio el incremento de la pornografía infantil. La gente no sabe que el Código Penal contempla no solo la tenencia del material sexual, sino la producción y distribución, que se agrava si la víctima es menor de 13 años. En ambos casos el código no distingue entre una y otra actitud, el mínimo de la pena es de cuatro años de prisión. El que tiene o distribuye incurre en una acción gravísima”, advirtió.

“La tenencia está penada”, recalcó la fiscal, que observa además como algunas generaciones de jóvenes, y no tanto, podrían quedar sujetos a una investigación penal por acopiar ese tipo de contenidos, como videos o fotos de nenas menores de 17 años, y luego lo comparte con sus contactos. “Eso es delito, porque se protege a la víctimas”, expuso.

Marull recordó que al recibir un reporte lo primero que se hace es chequear si existe producción o no de material pornográfico. “Nos interesa esa cuestión, determinar donde está filmado, si la víctima vive, las características, la edad. Lo hacemos con la escala de Tanner (determina los cambios físicos en el desarrollo de la pubertad).

“En las producciones muchas veces se observan nenas que al estar producidas (maquillaje o vestimenta) parecen mayores, o al revés. Por eso se recurre a esos informes médicos de la escala de Tanner. En relación al grooming, no se han dado muchos casos. Se mantiene igual a las cifras del 2019”.

Grooming

Sobre esa modalidad de acoso y abuso sexual online, aclaró que sí “se observa el ingreso constante de personas a redes pornográficas con fines sexuales, o para tratar de provocar encuentros personales sabiendo cada uno lo que hace, pero no el grooming”, aclaró.

Esa forma delictiva de acoso generalmente muestra a un adulto detrás de un chat en contacto con un niño, niña o adolescente, con el fin de ganarse de apoco su confianza para luego involucrarle en una actividad sexual.

El año pasado se dio un caso paradigmático de grooming en Rosario. Juan Manuel “Caito” G., de 66 años, fue condenado a 20 años de prisión por “abuso sexual con acceso carnal contra dos adolescentes, a quienes había previamente sometió a grooming.

Además, lo encontraron culpable de cinco casos de grooming con amenazas coactivas y otro caso con divulgación de imágenes con contenido pornográfico infantil. Tenía por lo menos cinco perfiles falsos de Facebook

La fiscal de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual, Alejandra Raigal, expuso durante el juicio que el acusado cometió ocho hechos entre 2014 y septiembre 2017 y que las víctimas tenían entre 12 y 16 años.

Confianza en el MPA

Por su parte, Juan Sánchez, secretario de la Fiscalía Regional Rosario, coincidió con Marull. “Aumentaron las investigaciones pero no los hechos. Los delitos sexuales históricamente tienen una cifra negra, según distintos informes, porque ocurre en la intimidad y la privacidad. Da vergüenza contarlo y expresarlo, además de la revictimización de la persona objeto del abuso. Seguimos en un contexto de sociedad patriarcal, donde hasta se naturalizan esos actos”, explicó el funcionario.

“El aumento de las denuncias tiene distintas variables. No hay que dejar de lado el movimiento Ni Una Menos y el caso de Thelma Fardín, que tuvieron repercusión en los casos de violencia de genero”, explicó Sánchez.

El secretario del MPA destacó la confianza que genera el nuevo sistema penal. “No es lo mismo que el anterior, cuando un juez centralizaba las investigaciones. Ahora tenemos la unidad especializada que trabaja específicamente los casos. Hay acceso y espacios donde la gente puede denunciar, como el Centro de Asistencia a la Víctima de Delitos Sexuales o los Centros Territoriales de Denuncias (CTC), que funcionan muy bien en Rosario y Santa Fe”.

sábado, 16 de enero de 2021

NIÑOS Y JÓVENES VULNERABLES ANTE EL USO DE LA TECNOLOGÍA


 Hoy los niños ya viven y crecen con la tecnología y más en este año en donde se han acelerado más el uso de diversos dispositivos móviles desde celulares, tablets o incluso laptop; sin embargo este uso de tecnología puede ser bueno o malo en menores según distintos factores de acuerdo con el UNICEF.

El Fondo de las Naciones Unidas Para la Infancia (UNICEF) en su estudio ‘Niños en un mundo digital. Estado mundial de la infancia 2017’ dio a conocer que antes de la pandemia los niños y adolescentes menores de 18 años ya representaban   aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet en todo el mundo.

Además se detectó que  los jóvenes (de 15 a 24 años) son el grupo de edad más conectado. En todo el mundo, el 71% están en línea, en comparación con el 48% de la población total.

Este estudio también menciona que hay pruebas suficientes para decir  que los niños están accediendo a internet a edades cada vez más tempranas ya que en algunos países, los niños menores de 15 años tienen la misma probabilidad de usar internet que los adultos mayores de 25 años.

En la ciudad de León existen padres de familia como José que tiene un hijo de 7 años  a quien le presta casi diario su celular cuando llega de trabajar. Si bien su hijo no tiene el celular todo el tiempo, al menos en el lapso en el que le prestan este dispositivo ese niño tendrá las mismas oportunidades de ver, leer o interactuar de la forma que quiera en el infinito contenido de internet.

Además existen otros padres de familia que desde pequeños (en edad preescolar por ejemplo) le prestan el celular a sus hijos para que se “entretengan”.

La Unicef reconoce que los diferentes dispositivos tecnológicos  representan  un crecimiento en oportunidades de aprendizaje y educación a los niños, especialmente en regiones remotas y durante las crisis humanitarias como la que se vive a causa de la covid-19.

Sin embargo la misma Unicef señala que los teléfonos inteligentes están alimentando una “cultura del dormitorio”, y para muchos niños el acceso en línea es cada vez más personal, tiene un carácter más privado y está menos supervisado.

Las tecnologías de la información y comunicación también están generando nuevos riegos o peligros en la niñez además de que están intensificando los riesgos tradicionales  como la intimidación.

Con las nuevas tecnologías la UNICEF reconoce que se están fomentando nuevas formas de abuso y explotación infantil, como el material con un contenido de abuso sexual infantil hecho a medida de los usuarios y la transmisión en vivo de actos de abuso sexual infantil. Los depredadores pueden comunicarse más fácilmente con niños desprevenidos a través de sus perfiles en las redes sociales y los foros de juego anónimos y sin protección.

Por esta razón es indispensable la supervisión de un adulto además de que los niños deben ser capacitados de que existen todos estos riesgos y los padres o tutores deben enseñarles a evitar este tipo de riesgos.

miércoles, 13 de enero de 2021

Pornhub enfrenta una pena de US$600 millones por alojar pornografía infantil




 Una demanda colectiva contra MindGeek, casa matriz de Pornhub, solicita una pena de 600 millones de dólares acusándola de alojar pornografía infantil. La petición fue presentada a fines de diciembre ante el Tribunal Superior de Quebec, en Canadá, y recién salió a la luz en las últimas horas en una publicación del Journal de Montréal.

A mediados del último mes de 2020 Porhub cedió a presiones (especialmente luego de que socios comerciales se alejen de la plataforma por la divulgación de contenido ilegal) y borró cerca de dos tercios de los videos alojados, unos 10 millones en total. En concreto, eliminó aquellos subidos por usuarios no verificados.

Tal como se explicó en esta nota, con aquella movida la plataforma intentó mitigar las consecuencias que derivaron de un artículo publicado en The New York Times que dio cuenta de la presencia de violencia sexual y pornografía que involucraba a menores en Pornhub. Aquella nota echó luz sobre la presencia de videos con abuso a menores, pornovenganza, violaciones, cámaras ocultas y extrema violencia.

En un comunicado dieron cuenta de la purga y se compararon con otras plataformas en línea. “Instrumentamos una política para prohibir que los usuarios no verificados puedan subir videos. Ahora suspendimos todo el contenido cargado anteriormente que no fue creado por compañías asociadas o por miembros del programa modelo. Esto quiere decir que cada material subido a Pornhub proviene de fuentes verificadas, un requisito que plataformas como Facebook, Instagram, TikTok, YouTube, Snapchat y Twitter aún no establecieron”.

Tras la eliminación masiva, la barra de búsqueda de Pornhub indicó que hay cerca de 3 millones de videos disponibles en la plataforma. Antes la a cifra rondaba los 9 millones.

Siguiendo a New York Post, la demanda ahora presentada en la justicia canadiense es encabezada por una mujer que alega que aquel sitio web publicó un video de una violación que ella sufrió cuando tenía 12 años de edad. La demandante acusa al sitio de no responder a sus reiteradas súplicas para que retiren ese contenido de la plataforma.

MindGeek también recibió una demanda de 80 millones de dólares en la Corte Federal de California, en Estados Unidos, presentada por 40 mujeres que afirman que ganó millones con el supuesto plan de tráfico sexual GirlsDoPorn.

Aquella empresa controla un conglomerado de plataformas, en su mayoría pornográficas. Su sede está ubicada en Quebec, Canadá, aunque aparece registrada en Luxemburgo por motivos fiscales.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Lo que deja la violencia sexual en la mente de niños y niñas


Expertos en tratar con victimas infantiles narran a EL DEBATE la relevancia de creerles siempre y tomar acciones para aminorar el daño y la culpa
 
Lo que deja la violencia sexual en la mente de niños y niñas(Foto: El Debate)
Lo que deja la violencia sexual en la mente de niños y niñas | Foto: El Debate
Culiacán, Sinaloa.- Cuando un menor cuenta que ha sufrido abuso sexual, lo principal es creerle. Aunque algunos padres y madres por desconocimiento o miedo pueden llegar a negar la violencia sufrida por sus hijos, es importante que, además del menor, la familia reciba terapia psicológica.
Así lo exponen los psicólogos clínicos José Arturo Nevárez y Tania Vega Calderón, quienes han tratado a niños y niñas víctimas de abuso sexual en Sinaloa durante 19 y 9 años, respectivamente. 
EL DEBATE realizó una mesa de análisis con los psicólogos como seguimiento a una investigación realizada sobre la violencia sexual infantil después de la publicación de este medio donde se denunció que dos niñas fueron agredidas en el baño de una escuela primaria y se defendieran, en el sector Loma Linda, el pasado 2 de septiembre, sin que hasta el momento haya persona detenida ni avances del caso.
Arturo Nevárez describió el trabajo que han realizado desde el 2008 en el Instituto de Salud Integral de Sinaloa (ISIS) dando apoyo especializado a las familias. Dijo que la mayoría de las víctimas de violencia sexual que atienden son niños y niñas de preescolar y primaria.
Explicó que hay mucho por hacer, ya que el abuso en las escuelas muchas veces es invisibilizado por los trabajadores de la educación. 

Violencia sexual infantil

Nevárez compartió un caso que atendieron apenas el año pasado en su organización civil, donde acudieron al llamado de una primaria en Culiacán, en la que reportaron a dos niños de cuarto año que encontraron practicando sexo oral en un cuartito, y las medidas disciplinarias que pretendían tomar las autoridades educativas era la de expulsión del menor, quien había invitado ya a la mitad de sus compañeros de grupo a participar de este juego.
Comentó que a ninguna de las autoridades escolares se le había ocurrido descubrir el porqué de la conducta atípica de este niño, y al darle la atención psicológica especializada encontraron que el menor había sido abusado por un tío, quien le había realizado dicha práctica sexual. 
Sobre este punto, el psicólogo comentó que es frecuente que las víctimas se identifiquen con el agresor o, en este caso, con la conducta del agresor, ya que resulta menos angustiante en un nivel psicológico convertirse en agresor que identificarse como una víctima, y repiten el comportamiento. 
Además, dijo que se requiere de programas y personal capacitado para abordar efectivamente estos problemas. Durante la pasada Administración estatal, el Instituto impartió talleres en los dieciocho municipios del estado de Sinaloa, en un total de treintaiséis planteles. 
El experto en atención a la violencia sexual infantil aseguró que es mejor utilizar en estos casos el término violencia sexual, que es más amplio, ya que engloba diferentes tipos de conductas que constituyen abuso.
Además, dijo que se desarrollan bajo una relación afectiva sobre un menor sin capacidad de comprensión sobre lo que ocurre. 
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la violencia sexual se define en el Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud como «todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito». 
Por ello, como lo han explicado los expertos, la violencia sexual puede ir desde tocamientos, hasta exponer a un niño a pornografía, besos, caricias o —como lo han denunciado varias escuelas a este medio— a actos exhibicionistas de personas que se desnudan o enseñan sus partes íntimas a los niños, hasta llegar a una violación. 

Para el cerebro no existe el tiempo lineal

Tania Vega, especialista en psicología infantil, explicó que los agresores utilizan acciones no violentas y recurren a la seducción y la manipulación, es por ello que resulta a veces difícil de descubrir lo que puede estar pasándole al menor.
Vega Calderón explicó que hay teorías psicoanalíticas apoyadas por estadísticas que dicen que los niños no pueden construir en su mente lo que les ha pasado en la primera infancia cuando sufren un acto de agresión sexual y que lo manifiestan en ocasiones hasta veinte años después de lo que ha sucedido.
Esto lo confirma el caso de una paciente de la que tuvieron conocimiento en el Instituto de Atención Integral de Sinaloa. Se trataba de una señora de 53 años que había sido violada por su padre a los nueve años por única ocasión, y que, sin embargo, le había ocasionado una carga mental severa y diversos desórdenes psicológicos por más de cuarenta años, en los que cargaba con la culpabilidad de haber sido víctima de una violación en la que el agresor fue su propio padre.
Arturo Nevárez comentó sobre este caso que «la señora seguía sufriendo por la construcción mental que hizo a sus nueve años, y que nunca había sido trabajado; para el cerebro no existe el tiempo de manera lineal», aseguró. 
Sobre el perfil de los agresores sexuales de niños y niñas, Tania Vega comentó que utilizan a los menores como medio para desahogar el estrés, son personas a quienes les excita el uso del poder y utilizan a personas más vulnerables, en este caso menores de edad o incluso personas con discapacidad y no tienen buenas relaciones interpersonales.
Dijo que el adulto encargado del cuidado de un menor que detecte alguna característica relacionada con un caso de abuso sexual debe ayudar a liberar de la culpa a ese niño.

Cualquiera puede ser agresor sexual

Nevárez describió que las características que ellos identifican en los agresores son muy variadas, pues han descubierto que la escolaridad del abusador es irrelevante, ya que lo mismo tienen posgrados o son jornaleros agrícolas, la mayoría realiza alguna actividad productiva, tienen parejas sentimentales o están casados: «Son personas aparentemente normales, esto representa en muchas ocasiones un obstáculo para que no les crean a los niños, pero la aplastante realidad es que cualquiera puede ser un agresor sexual de niños», enfatizó el psicólogo.
El especialista hizo hincapié en la urgencia de aplicar programas eficaces enfocados en los agresores, ya que existen programas y protocolos para prevención, detección y atención, pero nadie se está enfocando en un tratamiento a los agresores, que generalmente reinciden en este tipo de conducta, ocasionando daños a muchas víctimas.
Ambos expertos coinciden, al igual que los previamente consultados como parte de esta investigación, en que la principal acción es siempre creer y confiar en un niño que dice que ha sufrido algún tipo de abuso.     
La raíz de un problema tan complejo tiene raíces antropológicas y sociohistóricas, de acuerdo con el especialista de la salud mental Arturo Nevárez, quien comenta que es de vital importancia que los profesionales de la salud se dediquen a la etiología para causas que puedan caracterizar al agresor. 
Consideró gravísimo el hecho de que, en nuestra sociedad, de manera cultural exista permisividad a la cultura de la violación, ya que se validan comentarios que hacen alusión a la violación de manera normal: «Esto se debe en parte a la cultura patriarcal que permite el sometimiento e imposición del dominio masculino, creando una asimetría del poder», aseguró.
Los expertos en el tratamiento a niños que han sido víctimas de violencia sexual hacen un llamado al estado para que brinde capacitación específica, facilite un trabajo colaborativo con redes de apoyo, se les dé seguimiento a programas y se pueda llegar a un mayor número de personas.

Los datos

Sin avances 

La Fiscalía no ha dado ningún avance sobre el caso, a pesar de la urgencia de senadores y diputadas federales para acelerar la investigación sobre la agresión a dos niñas dentro del baño de una primaria pública en Loma Linda.

Comunidad educativa 

La procuradora del menor Claudia Gámez dijo que, a partir de la publicación de este  caso de las niñas, están atendiendo el caso y también están trabajando con los niños de la primaria, pues algunos de ellos han tomado a broma la situación y provocado burlas.

Agresores en Loma Linda

A partir del caso de las menores que lograron defenderse y evitar una posible violación, y por investigación de EL DEBATE, se ha logrado detectar que al menos en cuatro escuelas primarias y secundarias del sector Loma Linda han denunciado actos exhibicionistas de hombres que muestran sus genitales a niños, niñas y adolescentes.

Violencia y abuso sexual infantil

De acuerdo con la OMS, es la participación de un niño en una actividad sexual que no comprende completamente y a la que no puede dar consentimiento o para la cual no está preparado en su desarrollo y no puede consentir, o que viola las leyes o los tabúes sociales de una sociedad.
El abuso sexual de un niño está evidenciado por una actividad entre un niño y un adulto u otro niño, que, por su edad o desarrollo, está en posición ante el primero de responsabilidad, confianza o poder y que pretende gratificar o satisfacer sus necesidades.
Existe la violencia sexual con contacto físico y sin contacto físico; es decir, aquella donde hubo caricias inadecuadas, besos, contacto genital o no necesariamente tocar las partes privadas o los genitales de los niños y las niñas, «con que tengan un acercamiento erótico físico eso es violencia sexual», en palabras de Rosario Alfaro, directora de la asociación Guardianes.
“Poner fin a la violencia contra los niños es una cuestión urgente…
Para convertirse en una prioridad, la eliminación de la violencia contra los niños
necesita grandes cualidades políticas y un gran apoyo de la sociedad civil.”
Los adultos también deben ser usuarios de internet, conscientes y responsables y saber
dónde pueden reportar casos de pornografía infantil que fueran reportados. En el Reino
Unido, la Internet Watch Foundation, hace un seguimiento de quejas sobre material ilegal en
internet (www.iwf.org.uk). En los Estados Unidos, se puede denunciar
• la pornografía en línea en el sitio www.cybertipline.org, sitio que también es monitoreado por
el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados. Existe un sitio web,
www.inhope.org, donde cualquier individuo puede hacer denuncias de cualquier país, en el
lenguaje de ese país. La responsabilidad de detener a los depredadores en línea es de toda la
comunidad internacional y la gente pueden hacer realmente la diferencia.