sábado, 19 de noviembre de 2016

Señales que pueden prevenir abuso infantil


Señales que pueden prevenir abuso infantil


Señales que pueden prevenir abuso infantil
Varios son los signos que ayudan a identificar los posibles abusos a menores de edad. Los cambios psicológicos y sociales de manera brusca deben ser tomados en cuenta por la familia para tomar medidas de prevención ante cualquier tipo de violencia.
Instituciones públicas y privadas se suman a los trabajos de identificación y prevención de vulneración, pero cuando estos casos se dan, existen estrategias de intervención para la restitución de derechos.
Alertas
Patricia Avilés, psicóloga y activista en contra de la violencia infantil, mencionó que las actitudes de los niños permiten identificar si están siendo víctimas de violencia, como por ejemplo, los cambios repentinos en el comportamiento como alejarse o evitar relaciones sociales.

“Si el niño presenta una conducta sexual inapropiada a su edad, terrores nocturnos, que sobre todo se presentan en edades tempranas, es una alerta a la que los padres deben prestar atención”, detalló.
Avilés advirtió que es más difícil identificar un caso de abuso en adolescentes “porque suelen sentir vergüenza o estar bajo amenaza de sus agresores”.

La activista indicó que el 80 por ciento de casos de abuso infantil se dan en el entorno familiar, ya sea por padres, tíos, primos o por personas cercanas al hogar, “es difícil el trabajo cuando el agresor se encuentra en la familia, generalmente los casos no son denunciados”.
Mencionó que es trabajo de los padres conocer a detalle el ambiente en el que se desenvuelven sus hijos, inclusive la terapia de padres puede ayudar a identificar algún tipo de problema.
Silvia Oleas, secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de Protección de Derechos, comentó que “existe una disminución mínima en temas de violencia infantil, sin embargo el trabajo de prevención debe ser constante”. 
Resaltó que los niños deben empoderarse del tema de derechos sexuales y reproductivos, y hay que educarlos para prevenir actos de violencia.

A su criterio, muchos casos quedan en la impunidad porque se pone en duda el testimonio del niño, “la primera reacción de los padres, lamentablemente, es de no creer lo que el niño está diciendo, eso hace que las situaciones de abuso persistan”. Manifiesta también que los padres evitan denunciar casos de abuso por el trámite judicial que representa, “sienten vergüenza de acudir a instancias judiciales”, dijo.
Intervención
En caso de comprobarse que existe abuso sexual hacia un niño, los padres deben hacer la denuncia respectiva en la Fiscalía. Luego del proceso legal intervienen instituciones como el Ministerio de Inclusión Económica y Social, MIES, que cuenta la Unidad de Apoyo Familiar donde la víctima recibe apoyo psicológico y la familia acompañamiento para analizar la situación en la que se encuentran.

Según información del MIES, el acompañamiento a las familias es constante hasta que la situación sea superada, en caso de ser requerido las víctimas también cuentan con el apoyo Ministerio de Salud. 
Avilés reconoce que la intervención “es un trabajo largo, que les cuesta a las víctimas y a sus padres, pero es necesario para garantizar el desarrollo adecuado de la víctima, es necesario dar acompañamiento profesional, trabajar en conjunto para superar estos casos”.
Prevención
Avilés detalla que la prevención de abuso infantil tiene que hacerse desde edades tempranas. Por ello recomendó a los padres empezar a educar sexualmente a los niños, “es necesario inculcar el respeto a sus cuerpo y el respeto hacia los demás”.
Resaltó que la importancia de crear un ambiente familiar de confianza, que exista el pleno conocimiento de cómo se desenvuelve cada integrante del hogar, “a veces ignoramos que el agresor está en casa, por eso importante aprender a identificar si desde los padres existen conductas anormales para evitar agresiones a los niños, se puede trabajar en terapias”.

Cada 19 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la prevención contra el abuso infantil, la Organización Mundial de la Salud define como maltrato infantil a los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico, psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo. (RET) (I)

miércoles, 2 de noviembre de 2016

El turismo sexual infantil en México


turismo sexual infantil. (Soluciones Magazine)
Hace poco comentamos en este espacio, citando el caso de Tailandia, lo difícil que es cuantificar cuánto aporta a los ingresos de un país el turismo sexual. Y ahora, al buscar cifras sobre la explotación de niños en destinos turísticos, la situación se repite. Existen algunas fuentes confiables, pero aclaran que las cifras que manejan son sólo aproximaciones. Es decir, la realidad debe ser mucho peor de lo que nos dicen estas estadísticas. No son exactas, pero es lo que hay y, por lo menos, nos acercan a la magnitud del problema.

Por ejemplo, la Unicef –organismo de las Naciones Unidas para la atención de los niños—calcula que, en todo el mundo, alrededor de un millón 800 mil niñas y niños son víctimas de explotación sexual turística.

Por su parte, ECPAT International comenzó en 1990 con el objetivo específico de terminar con la prostitución infantil en el turismo asiático, pero se ha ido extendiendo y actualmente trabaja a través de una red de 90 organizaciones civiles en 82 países.

Apenas en mayo pasado dieron a conocer un nuevo estudio sobre la explotación sexual de los niños en los viajes y el turismo en el mundo, que les tomó dos años realizar y, aunque no aportan cifras, sostiene que hoy más infantes están siendo explotados sexualmente que nunca antes y se lamentan que en más de veinte años de trabajo no hayan podido lograr su meta de acabar con este mal al que denominan SECTT (Explotación Sexual de Niños en Viajes y Turismo).

No obstante, las conclusiones a las que llegaron dibuja con precisión la naturaleza de este gravísimo problema, con algunos puntos que llegan a sorprender.

“El grado de SECTT ha aumentado fuertemente y su naturaleza ha cambiado drásticamente. Blanco, hombres de mediana edad, ricos, occidentales, ya no son el delincuente típico. El infractor puede ser extranjero o local, joven o viejo; algunos son pederastas, pero la mayoría no lo son. Los viajeros locales, nacionales, regionales e intra-regionales representan la mayor parte, con muchos que son delincuentes “situacionales”, es decir, participan en el abuso de los niños a causa de una oportunidad”, señala el estudio y añade las siguientes conclusiones:

No hay ningún delincuente típico, son los turistas, viajeros de negocios, los trabajadores migratorios y transitorios, los emigrantes o los voluntarios de la sociedad civil.

Los delincuentes sexuales infantiles son por lo general de la región.

El Internet y la tecnología móvil han impulsado el aumento de SECTT mediante la creación de nuevas vías para la explotación.

La mayoría de los delincuentes sexuales no planearon el crimen, lo cometen porque hay una oportunidad y que creen que pueden salirse con la suya.

Ningún niño es inmune y las víctimas no sólo son pobres. Algunos son más vulnerables que otros, tales como las minorías marginadas, niños de la calle, y LGBT.

Los servicios para las víctimas siguen siendo insuficientes.

La detención y procesamiento de los delincuentes se ven obstaculizados por la falta de coordinación e intercambio de información entre las autoridades.

Son alarmantes los bajos índices de condenas, lo que significa que la mayoría de los delincuentes evaden la justicia.

Ayer, el secretario de Turismo federal, Enrique de la Madrid, y su homólogo de la Ciudad de México, Miguel Torruco, firmaron un “Acuerdo para la implementación del código de conducta nacional para la protección de las niñas, niños y adolescentes en el sector de los viajes y el turismo”, el cual hace tres años firmó el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila; así como ahora la cadena City Express fue la primera en implementar en todos sus hoteles el Código de Conducta Nacional de Sectur, que incluye el combate a la trata y explotación infantil.

Según la Unicef, en el año 2000 eran 16 mil los niños y adolescentes explotados sexualmente en México y, de acuerdo con Enrique de la Madrid, actualmente esta cifra ronda los veinte mil. Para combatir este mal se requiere del trabajo conjunto de iniciativa privada y gobiernos de los tres niveles, pero son muchos los estados que han volteado para otro lado y pocas las empresas que se han interesado. 

¿Por qué será?

Correo:garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:



lunes, 24 de octubre de 2016

Crece el acoso sexual a menores a través de la red

Dejar a los hijos en casa ya no es garantía de seguridad. Quedar conectados a las redes sociales y no salir a la calle donde el riesgo amenaza no es tan lineal. Si bien la informática conecta al mundo con sólo presionar una tecla también comunica con otra realidad perversa y que tiene a la vulnerabilidad de los niños como objetivo.
El “grooming” es una de esas posibilidades. Un acoso sexual a los niños a través de internet que, según los especialistas, consiste en acciones deliberadas por parte de un adulto para vincularse con chicos y lograr una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual.
La información sobre este tema destaca que es un problema cada vez más acuciante y que ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones. A favor de quienes lo practican está el anonimato detrás del que se esconden y la fragilidad de los niños que superan a sus padres en el manejo informático.
El consumo y la distribución de pornografía infantil es otra modalidad, también vinculada al abuso sexual porque esas imágenes incluyen criaturas que fueron obligadas a quedar desnudas y realizar prácticas tan desconocidas como ultrajantes.
Esos delitos rápidamente como la internet se expandieron en el mundo y llegaron a la provincia. Según las estadísticas judiciales ocupan el segundo lugar junto con el abuso sexual de las causas que se tramitan en los juzgados rionegrinos. El robo, estafa y fraude encabezan esos registros con un 24%, seguidos de aquellos delitos sexuales (19%), lejos de amenazas, homicidios y lesiones.
Desde el área de Informática Forense del Poder Judicial de Río Negro -dedicada al análisis de dispositivos tecnológicos en busca de evidencias en diversas causas- se admitió un aumento en el uso de correos electrónicos y redes sociales en la vida cotidiana que también se refleja en el delito. Ofrecen un aparente anonimato con una infinidad de instrumentos que no todos usan en forma debida.
Entre los delitos cometidos por medios informáticos se encuentran fraudes, obtención no autorizada de datos, grooming, pornografía infantil, tanto en su producción y como en su distribución.
El grooming puede llevar a la muerte. Ejemplo de ello la tragedia ocurrida en mayo pasado en Bahía Blanca, donde fue asesinada por un adulto la niña Micaela Ortega.
La nena desapareció en abril y la encontraron asesinada en mayo. En los días de búsqueda familiares aseguraron que “la superaron las redes sociales, tenía cuatro cuentas de Facebook y no las sabía manejar”. Y esas mismas redes sociales fueron la clave para encontrarla a ella y a su asesino.
En noviembre de 2013, el Senado de la Nación convirtió en ley la incorporación al Código Penal del “grooming”, estableciendo una sanción entre seis meses y cuatro años de prisión, a quien a través de cualquier medio electrónico requiera a un menor actividades sexuales explícitas, actos con connotación sexual o le solicite imágenes de sí mismo con contenido sexual.
Desde las entidades dedicadas a la prevención del grooming aconsejan a los niños que no acepten en sus redes a desconocidos, que no den datos personales y que ante una propuesta extraña avisen a un adulto. Y a los padres les recomiendan que naveguen junto con sus hijos, les hablen del grooming y que bloqueen de las computadoras los contenidos no aptos.
Pornografía Infantil
En Río Negro fueron investigados dos casos recientes. Uno en Viedma y otro en Roca que merced a las pericias realizadas en el laboratorio en esta última localidad se imputó a una persona por “tenencia de pornografía infantil, en concurso ideal con publicación de pornografía infantil”. En tanto en Viedma en los próximos días será indagado un docente por los mismos delitos.
Estos casos surgen por denuncias de la National Center for Missing and Exploited Children, organismo con base en Estados Unidos que aborda cuestiones relacionadas con niños desaparecidos y explotados sexualmente. Tiene un acuerdo con proveedores de servicios de internet, redes sociales, correos electrónicos, youtube, servicios de almacenamiento en la nube, los cuales deben notificar cuando se encuentran en sus servidores fotos con contenido sexual de menores. Esta denuncia permite determinar el domicilio desde el cual se detectó el incidente. En caso de derivar en un allanamiento con secuestro de dispositivos tecnológicos, los mismos son derivados al área de informática forense para su análisis. Los dos casos recientes en Río Negro fueron producto de denuncias de esa entidad internacional.

domingo, 10 de abril de 2016

Internet: el problema y la solución

La Red se ha convertido en un aliado más para combatir casos –y apoyar víctimas– de delitos como acoso sexual, ciberacoso y pornografía infantil en línea


Hay muchas alternativas con las que Internet se ha vuelto el aliado perfecto contra distintos tipos de abuso y agresión, tales como el ciberacoso. Y una de ellas es Siri, la asistente de voz del sistema operativo iOS (que funciona con los dispositivos de Apple).
Y es que así como se le dice que le llame a tal o cual contacto, o cualquier otra pregunta, ahora Siri contestará ante el comando: “Siri, fui violada”.
Esta advertencia servirá para que la asistente personal proporcione apoyo al usuario  para que salga de la conmoción en la que se encuentra.
Este esfuerzo busca que se ayude a las víctimas de abuso sexual y que se detenga a los responsables.
Así como a las víctimas de una violación, esta nueva medida podrá servir para exponer a los delincuentes de prácticas como pornografía infantil.
Y es que el 38 por ciento de los usuarios de Internet tiene entre seis y 18 años, según la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).
Aunque suene irónico, las alternativas digitales contra este tipo de abusos y delitos han surgido al mismo tiempo de que se ha registrado un aumento en los reportes de ciberacoso sexual.
Internet es un amplio campo para prácticas como grooming (delito que comienza con una relación “emocional” entre un adulto y un niño, con el fin de acosarlo sexualmente a través de la Red).
“Ahora no solamente estamos vulnerables a una violencia sexual uno a uno, sino que también a través de estos espacios (digitales) se está dando otro tipo de dinámica que quizás no estábamos mirando, y el control sobre eso se está siendo un reto para las autoridades”, dice la socióloga clínica Gilda Rodríguez.
Rodríguez enfatiza que “no pueden llamarle pornografía infantil porque esto sigue siendo para ellos violencia sexual. No le pueden llamar pornografía, porque la pornografía implica que es un acto consentido por las personas y los niños no tienen la capacidad para consentirlo, así que por eso muchos le siguen diciendo violencia sexual retratada o explícita”.
Y México es una zona de peligro para los usuarios menores de edad, pues según la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el país ocupa el segundo lugar a nivel global en la creación de páginas web que publican contenido con pornografía infantil.
De ahí la importancia de valerse de herramientas como redes sociales, apps y otras iniciativas digitales contra ese tipo de delitos.
El reto pendiente
El nuevo reto de los especialistas es que los dispositivos móviles sepan canalizar dichas advertencias.
Ya que muchos usuarios “le hablan a Siri como a un amigo y a veces eso significa pedirle apoyo y consejos. Para apoyo en situaciones de emergencia, Siri puede llamar al 911, encontrar el hospital más próximo, recomendar una línea directa apropiada o sugerir servicios locales”, así lo señaló Apple a través de un comunicado enviado a la revista Time.
Alternativas vs. ciberbullying
En México, más del 50 por ciento de los jóvenes ha aceptado sufrir un acoso cibernético, ya sea dentro o fuera del ámbito escolar. Así lo demostró un estudio de Sparky, una organización de big data que identifica violencia en redes contra menores de edad.
De esa manera, en 2015 se presentó en Hackathón: Sin violencia en Internet, una iniciativa cuya finalidad es combatir y prevenir el ciberbullying a niños y jóvenes.
A través de un comunicado, esta organización subrayó que “el objetivo del proyecto es informar y proporcionar elementos para la gestión de conflictos generados en el mundo digital y desarrollar mecanismos de actuación oportuna ante la violencia en Internet”, dijo la iniciativa a través de un comunicado.
Ni una más
La app ONU Mujeres, que ya está autorizada por el gobierno de la Ciudad de México, pretende fomentar la denuncia contra la violencia de género, así como generar prevención.
Con esta aplicación, una vez disponible, los usuarios podrán denunciar abusos o agresiones contra las mujeres y así incentivarán a que se puedan monitorear las zonas de mayor riesgo en distintas ciudades de la República Mexicana.
Y es que, al día, se registran entre uno y dos casos de “abusos físicos y tocamientos obscenos”, y un total de 60 casos de violación al año, según el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México.

lunes, 21 de marzo de 2016

Hay esfuerzos, pero faltan figuras legales para proteger a la niñez y adolescencia contra el abuso y explotación sexual en línea.


Con el aumento al acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), el abuso, explotación y violencia sexual infantil han aumentado en todos los países de la región de manera paralela. Internet es una herramienta fundamental para el desarrollo humano; sin embargo, su uso inadecuado puede ser un instrumento para que se cometan más violaciones y amenazas a los derechos de los niños, niñas y adolescentes (NNA).

El abuso de menores desde el internet es un delito muy oculto en la mayoría de países del mundo; esto se debe a que es muy difícil determinar un patrón de niños vulnerables o de las formas en las que operan los abusadores en línea.

LA PRENSA GRÁFICA entrevistó al coordinador global del Programa Cibercrimen de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Neil Walsh, quien detalló que la premisa clave del abuso y la explotación sexual infantil en línea es que la relación se basa en la deshonestidad y la invisibilidad; los niños comienzan jugando con otros niños, pero hay comportamientos que usan y explotan los abusadores sexuales que empiezan a entender quién es su víctima potencial para crear esa relación, poder involucrarse y con el tiempo empiezan a controlarlos.

“Tenemos un problema en Centroamérica y México: no tenemos legislación que regule muchas de las conductas (seducción de menores de edad por uso de tecnologías, sexting y extorsiones) que no se encuentran reguladas en las legislaciones. Solo Costa Rica y República Dominicana regulan algunas”, dijo Pilar Ramírez, asesora legal y coordinadora de proyectos para Latinoamérica y el Caribe del Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (ICMEC). 

El Salvador tiene un marco normativo general de protección a la niñez y adolescencia frente al abuso y la explotación sexual en línea: la Convención sobre los Derechos del Niño, la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA), el Código Penal, la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres, la Ley Especial contra la Trata de Personas y otros tratados internacionales suscritos. 

Incluso, el 5 de febrero se aprobó el Decreto Legislativo de Ley Especial contra Delitos Informáticos y Conexos, la cual incluye un capítulo de delitos informáticos contra niñas, niños y adolescentes o personas con discapacidad, el cual aún no está vigente.

Deficiencias

Pese a la aprobación del decreto, en El Salvador todavía hay deficiencia de métodos y figuras legales para proteger a la niñez y adolescencia conectada a internet, en eso coinciden los especialistas quienes cuestionan políticas mayormente definidas para afrontar estos casos, ante los vacíos que pueda enfrentar la legislación.

La falta de conocimiento de conductas, de herramientas de prevención, atención e investigación relacionadas al material con contenido de abuso sexual infantil ha hecho que muchos de los casos que son denunciados a los operadores de protección integral y a las autoridades queden en la impunidad.

Walsh detalló que no hay características de las víctimas de abuso y explotación sexual en línea: cualquier menor de edad puede convertirse en víctima, ya que no tiene que ver con su condición económica, ni su educación. Tampoco el coordinador global, en sus 15 años de trabajo, ha visto nada que indique que la violencia en la sociedad crea más riesgo para la explotación en línea.

“Antes nos dedicábamos a buscar más agresores, pero con la explotación sexual en niños tenemos más impacto encontrando a las víctimas, porque desde ellos con esfuerzo podemos identificar algo que nos lleve al agresor (...) porque si se busca al agresor, no encontraremos a todas las víctimas. Eso requiere un enfoque tecnológico, pero también otros tipos como trabajar con las víctimas cuando ya han sido identificadas, cuidar su bienestar físico (que estén seguros) y que no las vuelvan a abusar”, explicó Walsh.

La Unidad de Investigación de Delitos Informáticos de la Policía Nacional Civil (PNC) registró, entre 2011 y 2015, 149 casos cometidos contra niñas, niños y adolescentes (NNA) —la mayoría relacionada con pornografía, agresión sexual agravada y violación— por lo que se considera un problema creciente que llama a implementar de manera urgente medidas de prevención y protección a NNA y activar la persecución penal y protección a víctimas.

Para Nadine Perrault, representante de UNICEF en El Salvador, el problema es un todo: “La violencia en línea es el reflejo de lo que está pasando en la sociedad. No podemos dividir este tipo de violencia que se hace en casa con las TIC, con la violencia que se hace con armas en la calle. Hablamos de violencia contra los niños de manera directa e indirecta”.

El jefe de la Unidad de Análisis del Comportamiento de la U. S. Marshals Services, Michael L. Bourke, trabaja en identificar, ubicar y arrestar a agresores sexuales no registrados. El estadounidense dijo que no confirma que no hay un perfil específico de un agresor sexual, porque son hombres o mujeres que están en toda la sociedad: algunos son adinerados, otros son pobres, de cualquier raza, profesión, de cualquier edad.

“Una forma de verlos no es tanto por datos demográficos, sino por su camino motivacional; la diferencia entre esos hombres y mujeres es lo que los motiva a cometer esos crímenes. Lo más común es una motivación como pedófilo contra un menor de edad, porque tiene un interés sexual; otro, puede ser un psicópata, un sadista o un indiscriminado hedonista”, comentó miembro de la U. S. Marshals Services. 

Bourke brindó en el país una charla sobre el perfil del agresor sexual, concientizando y explicando la mentalidad de un agresor sexual: cómo piensan, cómo progresan. Otros brindaron capacitaciones en cuanto a los aspectos tecnológicos y recursos disponibles en diferentes agencias que pueden ser usados para ayudar en lo que podría volverse una investigación bastante compleja.

El Salvador, desde 2013, se cuenta con la unidad de Investigación de Delitos Informáticos, en la dirección de Investigaciones de la PNC. Desde su creación, UNODC le ha apoyado con capacitaciones, equipamientos y misiones en el extranjero para que aprendan buenas prácticas. 

Desde 2015, en conjunto con la Asociación Nacional de Seguridad Pública (ANSP) ha desarrollado cursos de capacitación en investigación básica de delitos informáticos para delegaciones de investigaciones (en un primer momento) de la zona metropolitana y central de El Salvador. Este año se estarán llevando a la región oriental y occidental las capacitaciones.

martes, 8 de marzo de 2016

Alertan por ;hashtags; que impulsan la pedofilia en las redes

Alertan por 'hashtags' que impulsan la pedofilia en las redes


(Especial ) 

(Especial ) 
La fotografía ha sido retuiteada más de 21 veces y 68 usuarios de Twitter la han puesto entre sus favoritas… la protagonista viste falda de una escuela secundaria y tiene cara de quinceañera.

Desde hace algunos días esta imagen se ha convertido en parte de la campaña en redes sociales #legalicenalasde16.

@sensuale_mx ha subido la imagen, aunque no es la única, pues también ha cargado en su time line otras fotos acompañadas de hashtags, como #PutiPobres#PrincesaSensual#Putimorrita#Putiernas#Pobrezafilia y #Colegialas.

Tampoco se trata de la única cuenta que lo hace, también lo hacen @fotoscaseras502, @dragonnegro36 (con más de tres mil 400 followers) y @indecentexx (con más de dos mil 300 seguidores); ésta última cuenta incluso ofrece “si llega a los 20 favs habra mas de jessica (sic)”. Asegura que todas las imágenes son “aportaciones”.

A @FracasadoSexual le suspendieron su cuenta hace poco, aunque también se dedicaba a intercambiar fotos y videos por Mensaje Directo, algunas imágenes incluyen mensajes como “Feliz cumpleaños”.  


 


El origen de la campaña
El fenómeno no es nuevo y prácticamente ha pasado desapercibido. Consiste en tuitar o postear la imagen de una chica con apariencia de menor de edad y poner el hashtag#legalicenalasde16.   

Rubén Vázquez tiene clara la anécdota, la campaña comenzó de la manera más fortuita, con un joven de look punketom, quien durante una manifestación sacó una cartulina naranja en la que escribió: “Legalicen a las de 16”.

“En realidad fue algo fortuito y seguramente como una broma, pero en el contexto social en el que vivimos en México la viralización de un mensaje de esta índole toma dimensiones peligrosas”, considera Rubén Vázquez, experto en redes sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.  

La foto a la que se refiere fue tomada el 20 de noviembre de 2014, durante una de las manifestaciones más violentas de las que se tenga memoria en la Ciudad de México. La tarde de aquel día jóvenes encapuchados se liaron en una batalla campaña cerca del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) con granaderos de la policía capitalina.

Por la noche, una vez que terminó el mitin de los familiares de 43 jóvenes normalistas desaparecidos en Iguala a finales de septiembre de ese mismo año, otros encapuchados quemaron la puerta mariana de Palacio Nacional. El saldo fue de 11 detenidos.

Richie –así se llama el joven autor de la foto aquella tarde– aprovechó para cargar una imagen en sus redes sociales en la que insinuó despenalizar las relaciones sentimentales de adultos con menores de edad. LA SILLA ROTA solicitó una entrevista con él, aunque hasta el momento no ha recibido respuesta.

Juan Martín Pérez, presidente de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) asegura que este tipo de campañas (#Legalicenalasde16) guardan detrás un tipo de violencia sexual al que las y los jóvenes prácticamente se han acostumbrado en la era digital.

“No es exclusiva de México, sino que este tipo de campañas forman parte de la región que incluye a otros países como Perú. Varias de las cuentas que la promocionan son del Estado de México, no es fortuito que sea en esa entidad donde tenemos el número mayor de desapariciones en mujeres menores de edad”, lamenta.

El lunes 07 de marzo, Mick Moran responsable de la unidad de Crímenes contra Niños de Interpol, denunció que cinco millones de personas intercambian imágenes pedófilas de aproximadamente 50 mil niños víctimas.

Otro dato: de 2000 a 2014, la presencia de niños y niñas en sitios de pornografía creció 80%.  

A mediados de 2014, la Procuraduría General de la República (PGR) informó de la detección de 12 mil 300 cuentas de Internet que desde México distribuyen fotos y videos que exhiben a niños explotados sexualmente.

Las cifras fueron en aumento desde 2010, cuando se descubrieron 580 cuentas; en 2011 tres mil; en 2012 siete mil y en 2013 más de 12 mil sitios de distribución de pornografía infantil.

Estos números al país como el primer lugar mundial en difusión de pornografía infantil, según la Organización de Naciones Unidas. Datos del Departamento de Seguridad de Estados Unidos indican que en México este delito genera $34 mil millones anuales.

Aunque el cálculo aún es conservador, asegura Juan Martín Pérez, de la Redim, quien calcula que son hasta 80 mil los sitios web que cometen este delito contra los menores de edad.

“La policía cibernética no los rastrea. Estamos viendo una omisión de las autoridades que lo dejan en el ámbito de lo privado y considerar que son juegos o modas. Tenemos un crecimiento muy importante de usuarios de internet entre adolescentes, pero no hay políticas encaminadas a la alfabetización digital para que entiendan los riesgos que significa entrar en la red”, explica el defensor de los derechos de los niños en una llamada desde Ginebra, donde participa en un foro en la materia.




Casos
El pasado 22 de febrero, a través de Facebook fue denunciado un hombre que abusa de al menos cinco menores de edad. Una de ellas con uniforme escolar.

La denuncia fue acompañada de un video que dura un minuto y 39 segundos y en el que se identifica al presunto abusador de menores como Marcial Navarrete, quien operaba desde su casa en Toluca, Estado de México.

Aún con estos datos, a mediados de febrero de 2015 Amanda Herrera y Austin Delbeck, dos jóvenes usuarios de Facebook, organizaron un grupo para marchar por la legalización de las de 16. 

“El objetivo de esta marcha es que sea legal mantener una relacion (amorosa o sexual) con mujeres u hombres de 16 años en adelante. Socialmente ya está siendo aceptada esta idea, pero aun falta que la ley lo permita (sic)”, decía la invitación 561 usuarios dijeron que asistirían.

“Camara banda!! Inviten a más gente, es por una buena causa y vale la pena luchar por esto.”, llamaba Austin Delbeck, pero el evento convocado para el 4 de marzo no se realizó. Los jóvenes organizadores tampoco han respondido a las peticiones de entrevista hechas por La Silla Rota.




La prueba de amor
Dylan –así pide que le llamen– comenta “en corto” que las fotos le llegan a su Whats, que sus compañeras se las envían para cotorrear o para erotizar. Aunque en otras ocasiones, las imágenes más atrevidas se las mandan como prueba de amor.

“Una chava sí, del segundo B. Le dije que si sí me quería me mandara una foto acá, chida. Como una semana se tardó, pero me la mandó, nomás me enseñaba lo de arriba. Ya la borré de mi cel, pero deja se la pido a uno de mis valedores de la secu, porque se la pasé”, contó.

Juan Martín advierte que con la llegada de internet las cosas han cambiado en un abrir y cerrar de ojos. Incluidas las pruebas de amor entre los adolescentes.

“El sexting forman parte de estas prácticas adolescentes en el que las pruebas de amor ahora son enviar fotos de desnudos y videos. Estas van escalando, el problema es que las adolescentes no se reconocen como abusadas sexualmente”, lamenta.

El joven Dylan sólo aceptó agregar que, por lo general, sus compañeras no se quejan con las autoridades escolares cuando sus fotos se viralizan entre sus compañeros, prefieren guardar silencio y esperar a que el escándalo pase. 

“Hay estudios de que en el mundo digital una imagen tuya puede circular 10 años antes de que vuelvas a saber de ella”, advierte el presidente de Redim.

A la letra, el Artículo 202 del Código Penal Federal dice: “Comete el delito de pornografía de personas menores de dieciocho años de edad o de personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho o de personas que no tienen capacidad para resistirlo, quien procure, obligue, facilite o induzca, por cualquier medio, a una o varias de estas personas a realizar actos sexuales o de exhibicionismo corporal con fines lascivos o sexuales, reales o simulados, con el objeto de video grabarlos, fotografiarlos, filmarlos, exhibirlos o describirlos a través de anuncios impresos, transmisión de archivos de datos en red pública o privada de telecomunicaciones, sistemas de cómputo, electrónicos o sucedáneos.

Al autor de este delito se le impondrá pena de siete a doce años de prisión y de ochocientos a dos mil días multa.

“En Estados Unidos sancionaron a un chico de 21 años por abrir una página de pornografía infantil. Pero en México hay 80 mil y no pasa nada”, lamenta Juan Martín.
Comentarios:

viernes, 4 de marzo de 2016

Aumentan delitos de pornografía infantil a través de las tecnologías y redes sociales.



El Ministerio Público informó este miércoles que entre los años 2015 y 2016 ha habido un aumento en cuanto a los delitos de pornografía infantil a través del uso de los aparatos tecnológicos y las redes sociales.
Mildred González, Fiscal Sexta de Primer Circuito judicial de Panamá, indicó que llegan una gran cantidad de reportes internacionales de pornografía infantil en el país, a través de los cuales se hacen las primeras investigaciones e inspecciones para verificar que se trata de este delito y remiten la información a las demás fiscalías a nivel nacional.
Explicó que el año 2015 cerró con un total de 983 reportes y en lo que va del 2016 han recibido 50, convirtiéndose este en "el fenómeno más grande que tenemos",  cuyas principales modalidades son las de "grooming" y "sexting", y agregó que las investigaciones en estos casos son más exhaustivas, debido a que el agresor se mantiene oculto detrás de las redes sociales.
Cabe señalar que el delito de "grooming", se da cuando adultos de hacen pasar por menores de edad para atraer y ganar la confianza de los niños, seducirlos y convencerlos de que envíen fotografías que luego usan para extorsionarlos; en tanto el "sexting" consisten en el uso de las fotografías que los jóvenes envían o usan a través de sus redes sociales y que posteriormente son usadas en páginas pornográficas. Las penas por la comisión de delitos de pornografía infantil podrían ir de entre 5 y 8 años de prisión, explicó González.
Por otro lado, fiscales del Ministerio Publico, informaron durante un conversatorio de prevención de delitos de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes, que entre los delitos de mayor incidencia reportados se encuentran los de violaciones, relaciones sexuales consentidas y actos libidinosos o tocamientos.
Alcides Pimentel, Fiscal de Panamá Oeste, indicó que en los meses de enero y febrero del año 2016, en esta región se han registrado un total de 28 y 54 reportes respectivamente, relacionados con estos delitos; mientras que en la región de San Miguelito se han reportado en el mes de febrero 6 casos de violación, 13 de relaciones sexuales consentidas y 2 de actos libidinosos.
En tanto Anayansi Barahona, Fiscal de Coclé y Veraguas, indicó que en estas regiones, entre el 2011 al 2015, recibieron 2922 reportes de delitos relacionados con conductas sexuales, con mayor incidencia en los delitos de relaciones sexuales consensuadas y en el año 2015 recibieron 727 denuncias por violación; por otro lado, la Fiscal de Colón, Itzel Koo, explicó que en esta región en los que va del año se han registrado 17 casos por violación, 12 por relaciones sexuales consentidas y 6 por actos libidinosos.
“Poner fin a la violencia contra los niños es una cuestión urgente…
Para convertirse en una prioridad, la eliminación de la violencia contra los niños
necesita grandes cualidades políticas y un gran apoyo de la sociedad civil.”
Los adultos también deben ser usuarios de internet, conscientes y responsables y saber
dónde pueden reportar casos de pornografía infantil que fueran reportados. En el Reino
Unido, la Internet Watch Foundation, hace un seguimiento de quejas sobre material ilegal en
internet (www.iwf.org.uk). En los Estados Unidos, se puede denunciar
• la pornografía en línea en el sitio www.cybertipline.org, sitio que también es monitoreado por
el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados. Existe un sitio web,
www.inhope.org, donde cualquier individuo puede hacer denuncias de cualquier país, en el
lenguaje de ese país. La responsabilidad de detener a los depredadores en línea es de toda la
comunidad internacional y la gente pueden hacer realmente la diferencia.