viernes, 20 de julio de 2018

Aconsejan a los padres que vigilen las redes sociales de sus hijos


Fiscales y expertos en derecho advirtieron ayer a los padres de la importancia de que controlen las redes sociales y los móviles de sus hijos menores de 14 años para evitar que actúen como acosadores o como víctimas de ese tipo de situaciones y que a partir de esa edad, pacten con ellos ese tipo de vigilancia.
La Asociación Stop Violencia de Género Digital desarrolló en Bilbao el I Congreso Nacional de Violencia Digital de Menores, donde la fiscal de Delitos Informáticos de Bizkaia, Arantza López, destacó el papel de la familia en la prevención de situaciones en que los menores pueden ser víctimas o convertirse en infractores, sin ser realmente conscientes de lo que hacen.
Las nuevas tecnologías nos han facilitado la vida pero han multiplicado los casos y la trascendencia de la situaciones de acoso o de amenazas entre jóvenes. “Los menores están normalizando e interiorizando conductas delictivas, sin darse cuenta de que lo que hacen es delictivo, punible penalmente y genera consecuencias”, avisó.

Las conductas delictivas que se producen en Internet son las mismas de siempre -amenazas, coacciones, acoso, delitos contra la intimidad, pornografía infantil, prostitución de menores...-, por lo que no hace falta cambiar el Código Penal para combatirlas, pero los padres deben dar a sus hijos las herramientas adecuadas para que se muevan por las redes de manera segura y para ello “se deben de valer de su experiencia como adultos en ese mundo”.
Cuando este tipo de situaciones llegan al ámbito judicial es porque ha fallado la prevención de padres y de centros educativos y además, “es un error pensar que el mundo judicial puede educar o prevenir ese tipo de situaciones” de acoso empleando nuevas tecnologías.
“Hay que repetir a los menores que no está guay subir a Instagram una foto de sus senos para tener 300.000 seguidores”, aconsejó, al tiempo que añadió que el 30% de los adolescentes han reconocido subir fotos íntimas a la red.
Para describir la envergadura y el alcance del problema, la fiscal explicó que hace pocos años le llegaban casos de acoso escolar entre menores en torno a los 14 años, pero ahora hay, por ejemplo, niños de 9 años que participan en páginas de contactos para adultos, en situación de “absoluta vulnerabilidad”.
En 2016, según la memoria de la Fiscalía, en el Estado se investigaron 93 asuntos y en 2017 fueron 194 casos, si bien esos datos son “la punta del iceberg” del problema.
FORMAR A LAS FAMILIASLos expertos que intervinieron en la conferencia aconsejaron a las instituciones “que se tomen en serio la necesidad de formar a padres y a profesores en esta materia, porque la prevención en la única manera de atajar este problema”, al tiempo que reclamaron más medios para poder investigar esos casos, como por ejemplo autorizaciones para que la Fiscalía entre en comunicaciones personales en la persecución del delito y la coordinación internacional porque los delincuentes pueden haber contactado con víctimas de otros países.
El fiscal de Delitos Informáticos de Gipuzkoa, Jorge Armando Bermúdez, advirtió de que los jóvenes no son conscientes de las consecuencias del acoso a través de las redes en otras personas, lo que denominó como el “síndrome de trivialización” de la pantalla, que les dificulta la empatía con la otra persona porque no observa directamente las reacciones de la víctima.
La fiscal de Menores de Bilbao, Mónica Arias, afirmó que en la mayor parte de este tipo de casos que se denuncian, si la infracción es menor, se busca una reconciliación con la víctima y que el infractor le pida perdón, y por ello sólo unos pocos casos de acoso llegan a los tribunales, donde se evaluarán los efectos psicológicos que esa actuación ha tenido en la víctima.
Los expertos avisaron además de que los padres son responsables civiles de esas actuaciones y deberán asumir, por ejemplo, indemnizaciones para resarcir los daños y perjuicios morales ocasionados a una víctima de acoso en la red.
El abogado Sergio Gómez insistió en la relevancia en que los padres asuman la responsabilidad sobre los dispositivos que facilitan a sus hijos y que, de manera consensuada con ellos, los inspeccionen en cualquier momento. - Efe

Hasta 50 000 casos de abuso infantil por año

Una niña en su cama, aparentemente asustada, se tapa la cara.
Los casos denunciados de maltrato infantil serían apenas "la punta del iceberg" de ese flagelo. 
(Keystone)
Entre 30 000 y 50 000 niños casos de abuso infantil son registrados cada año por las autoridades suizas, según un estudio de la Fundación UBS Optimus, publicado el miércoles. Los niños son víctimas de agresiones físicas o psicológicas, negligencia, abuso sexual o son testigos de violencia doméstica.
La Fundación UBS Optimus, con sede en Zúrich, analizó el número de casos, el tipo de riesgos para la salud y la atención suministrada a los menores por diversas instituciones. En un comunicado dio cuenta de los resultados obtenidos y advirtió que esa elevada incidencia debería constituir una alerta.
Los investigadores encuestaron a un total de 423 agencias suizas de protección infantil, de las cuales más del 80% participaron en el estudio.
Las agencias incluyeron organismos patrocinados por el Gobierno -como el programa de protección social para niños y adultos-, hospitales, la policía y los servicios de ayuda a las víctimas.
De acuerdo con el estudio, del 2% al 3,3% de todos los niños que viven en Suiza son dirigidos a una agencia de protección infantil cada año, lo que corresponde a entre 30 000 y 50 000 menores.

‘La punta del iceberg’

La encuesta también mostró que en el 22,4% de los casos denunciados, las víctimas habían sufrido negligencia. Alrededor del 20,2%, abuso físico y 19,3% abuso psicológico.
En el 18,7% de los casos, los niños habían sido testigos de violencia doméstica y en el 15,2%, abuso sexual.
El estudio solamente pudo considerar los casos denunciados a las autoridades, y por lo tanto, la cifra es “probablemente solo la punta del iceberg”, escribió la fundación.
Los investigadores también determinaron que los servicios sociales “no siempre satisfacían las necesidades reales” y que no eran igualmente accesibles para los niños en las diferentes regiones del país.
SDA-ATS/swissinfo.ch/ln

lunes, 18 de diciembre de 2017

Dos hermanos suecos, condenados por más de 1.000 violaciones a niños

Los hermanos, ambos ciudadanos suecos de alrededor de 30 años, atacaron a niños que sufrían acoso escolar o tuvieron una vida difícil en el hogar, a veces con ofertas de drogas, alcohol y dinero, según el Tribunal de Distrito de Ångermanland.
El hermano mayor fue declarado culpable de 580 casos de violación agravada de menores y al menos 500 casos de explotación sexual agravada de un menor, según el veredicto de casi 200 páginas al que tuvo acceso The Local.
El hermano menor fue declarado culpable de al menos 500 violaciones de menores y 50 casos de explotación sexual con agravantes de un menor. Algunas de sus víctimas de cuatro años.
Suecia clasifica como «violación infantil» a una relación sexual o actos que se consideran equivalentes con una persona menor de 15 años, con independencia de que se haya utilizado o no la violencia. La definición se codificó en la ley sueca el 1 de abril de 2005. A diferencia de muchos otros países, las autoridades suecas registran cada caso de violencia sexual como un incidente separado, incluso si involucra a la misma víctima.
Según el veredicto, los crímenes se llevaron a cabo entre los años 2001 y 2009 en Trelleborg, en el sur de Suecia, y en Sollefteå, en el norte de Suecia, donde los hermanos viven actualmente.
Cuando los hombres fueron arrestados en marzo de este año, la policía encontró más de 250 horas de video y más de 5.000 imágenes de niños en su hogar. Parte del material fue de algunas de las víctimas de violación.

Los hermanos a menudo jugaban videojuegos y juegos de rol junto con los niños, alternando los juegos con actos sexuales. El abuso se «normalizó», según se indicó en el veredicto. Si un niño dudaba, en algunos el hermano mayor le ofrecía cannabis, alcohol y dinero.
Una de las víctimas dijo que vio al hombre mayor como un modelo y «héroe». No quería perderlo como amigo y que se «sentiera mal» al decir no al sexo. Otro, que fue intimidado en la escuela y tuvo problemas en casa, dijo que pensó en los hermanos como «un refugio seguro».
El hermano mayor fue condenado el viernes a 14 años de cárcel, el castigo más severo en Suecia por ese tipo de delito. La condena al hermano menor fue de 12 años, en parte porque fueron menos delitos y porque tenía menos de 21 años cuando algunos de ellos fueron cometidos.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Los enormes peligros de violencia y acoso en la red



Por caer en el embrujo de los rumores, destapes y registros de pre candidatos presidenciales y en la vorágine informativa que el ejercicio de la política nos trae a todos los mexicanos, dejé pendiente escribir sobre los grandes retos que nos ofrece a los padres de familia la gran violencia y la multiplicación de casos de acoso sexual a través de las redes sociales.
El tema lo traía pendiente porque hace apenas tres semanas celebramos el Día Nacional Contra el Abuso Sexual Infantil.
Entre la enorme cantidad de datos que se han manejado sobre el mal uso que los niños y jóvenes mexicanos y zacatecanos les han dado a las redes sociales, rescaté los que maneja la Directora General de la Organización No Gubernamental Guardianes, Rosario Alfaro Martínez, porque nos hace ver que por ningún motivo los padres de familia debemos de adelantar el acceso a redes sociales sin control.
Y es verdad que pocos padres han tomado en consideración que el 58% de las actividades que realizan los adolescentes, por varias horas al día, son muy riesgosas por su escasa conciencia de la información y consecuencias nocivas que reciben. Así, nuestros hijos están en riesgo porque generalmente conversan con extraños, ven contenidos violentos y sexuales y temas relacionados con alcohol o drogas.
Esta ONG destaca que en México dos de cada diez adolescentes han participado por iniciativa propia en sexting (envío de mensajes con contenido de tipo pornográfico y/o erótico a través de los teléfonos celulares) y que el 84% del contenido o materiales que suben a redes sociales es información personal que puede ser mal utilizada por quienes entre la red se dedican a buscar incautos para hacerlos presas de sus intereses mezquinos.
Lo anterior se agrava porque el 56% de nuestros jóvenes con acceso a redes diariamente tienen algún contacto con desconocidos y es aquí donde resalta el enorme reto de los padres de familia para vigilar que nuestros hijos hagan un uso óptimo de las computadoras, teléfonos celulares, tablets y otros aparatos de comunicación.
La gran responsabilidad de todo padre de familia es que debiendo establecer controles para prevenir maltratos y abusos sexuales infantiles en redes sociales, permiten el acceso sin restricciones apropiadas a la edad de cada niño o adolescente y al tipo de red social a la que tienen acceso. La clave está en no adelantar el inicio en el uso de redes sociales, antes de la edad que la misma red señala.
Por ejemplo, Twitter es una red social para adultos, porque está todo el material abierto y no hay restricción de contenidos, mientras que Facebook pone un requisito de que los internautas tengan un mínimo de 14 años para poder ser usuario y así en cada red social se da un requisito especifico de cuando usarla, pero la mayoría de los padres no conoce o no revisa estas observaciones.
En relación al tema más escabroso para todo padre, que son los contenidos sexuales en la red, la organización Save The Children define el grooming como el ciber acoso sexual infantil por internet y es señala que esto es tan peligroso que todos deberíamos saber que “un acosador sexual puede tardar 12 minutos para que su víctima se quite la ropa. El grooming puede escalar a través de presiones para llegar a incluso a encuentros físicos desembocando en trata infantil, pornografía o abuso sexual” reconoce la especialista en el tema Rosario Alfaro Martínez.
Probablemente a todos nos queda claro el enorme riesgo que nuestros hijos corren al hacer uso de las redes sociales sin conciencia plena, sin vigilancia de adultos y sin acercamientos entre padres e hijos.
En la investigación “Como ser padre/madre de adolescentes en la era cibernética” se informa que un pequeño porcentaje de jóvenes de entre 14 y 17 años que fueron encuestados, reconocieron haber practicado sexting presionados por alguien más y en algunos casos con lamentables consecuencias, por ejemplo, que el material se publicara en redes sociales sin su consentimiento.
En este mismo estudio se precisa que cada cinco de diez adolescentes les han ocultado a sus padres haber visto contenido inapropiado como pornografía y violencia. Se señala que el 56% de los encuestados dijeron que en sus redes sociales se acepta a desconocidos como amigos y el 8% dijo que disfruta de ganar seguidores y likes de gente que no conoce y que ve sus publicaciones.
El contenido que nuestros hijos suben a sus redes sociales está relacionado con fotografías personales, con amigos fuera y dentro de su escuela, su ubicación y actividades e información general sobre regalos, compras, viajes y gustos personales.
Lo más lamentable de todo esto es que el 85% de los adolescentes mencionaron que sus padres confían en lo que hacen en redes sociales, pero cinco de cada diez ocultaron a sus padres haber visto contenidos como pornografía y violencia, fotos y publicaciones groseras.
Y en el fondo de este tema, cualquier lector podrá encontrar y concluir que gran parte de la problemática social que vive nuestro país y el estado mantiene una relación imbatible como origen de los grandes retos y problemas que son nuestro pan de cada día.
Padres irresponsables que no supervisan a sus hijos y niños y jóvenes inconscientes, que sin saber usan las redes sociales la mayor parte de su vida sin restricción alguna; todo lo anterior desemboca en jóvenes internautas que saben todo sobre drogas, violencia, pornografía y prácticas sexuales, que ven en el consumo de alcohol tan solo una puerta para explorar del ancho mundo de la curiosidad.
En la gran masa ciudadana tener esta problemática es una grave responsabilidad. Enfrente tenemos todos los días a los jóvenes sicarios, a los halcones y burreros del narco, que empezaron consumiendo “chelas”, un cigarrillo de la “dalia” y viendo películas pornográficas en la red. Todos ahora convertidos en un peligro social y en seres inadaptados y constituyentes del gran problema nacional llamado narcotráfico.
Tema escabroso el de las drogas, y tema socialmente delicado este de la indiferencia e irresponsabilidad de los padres de familia, que teniendo en su propia casa estos enormes retos no se interesan por resolverlos. Es más fácil arrojar culpas y decir que todo es responsabilidad de las autoridades. Grave error: o todos participamos en la solución de esta enorme problemática, o aceptemos desde ya, que somos parte fundamental de este gran problema. ■

El Congreso reconoce el papel del pediatra de Primaria en la detección de violencia infantil

La PNL aprobada defiende el papel de los pediatras de los centros de salud como profesionales sanitarios clave en la detección de posibles situaciones de maltrato contra los menores dentro del ámbito familia.

Narcisa Palomino, vicepresidenta de la AEPap; Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap; y Adriana Bonezzi, abogada de Di Ubaldo Abogados
Narcisa Palomino, vicepresidenta de la AEPap; Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap; y Adriana Bonezzi, abogada de Di Ubaldo Abogados
time 3 min
14.12.2017 - 12:10
La Comisión de Infancia y Adolescencia del Congreso de los Diputados ha aprobado una Proposición No de Ley (PNL) promovida por el Grupo Popular en colaboración con la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) para defender el papel de los pediatras de los centros de salud como profesionales sanitarios clave en la detección de posibles situaciones de maltrato contra los menores dentro del ámbito familia.
La diputada Marta González Vázquez, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, y la abogada Adriana Bonezzi, de Di Ubaldo Abogados y experta en relaciones institucionales sociosanitarias, han acompañado y asesorado a la asociación en la defensa de este texto legal que reconoce el papel de los pediatras de Atención Primaria en la lucha de toda la sociedad contra cualquier forma de maltrato contra los niños en el ámbito doméstico. Según explican desde la sociedad científica, también ha intervenido en todo el proceso Dolores Cantarero, tesorera de la Asociación y Pediatra de Atención Primaria de Illescas, Toledo.
Tras conocer la aprobación de la PNL en la Comisión de Infancia del Congreso, la Dra. Concepción Sánchez Pina, presidenta de la AEPap, “los pediatras de los centros de salud estamos en contacto directo con los menores y las familias y, por tanto podemos y debemos detectar y conocer de primera mano los problemas a los que se enfrentan los niños, dando la voz de alarma y activando los mecanismos oportunos en los casos de riesgo”.
 Según datos del Ministerio del Interior, en España alrededor de 4.000 menores fueron víctimas de malos tratos en el ámbito familiar en el año 2015. Además, entre el año 2013 y noviembre de 2017 han muerto 23 niños víctimas de la violencia de género en España. Ante estas cifras, desde la AEPap señalan que los hijos que conviven en un entorno violento “son a su vez testigos y víctimas directas de esta lacra que la sociedad en su conjunto debe ayudar a combatir”.
Por su parte, la diputada popular Marta González ha defendio ante la Comisión de Infancia del Congreso la importancia de un mayor reconocimiento al pediatra de Atención Primaria, “por entender que su labor es excepcionalmente importante como puerta de entrada al sistema sanitario”.

Las secuelas de los niños sometidos a maltrato van desde "consecuencias físicas, derivadas de traumatismos intencionados, hasta consecuencias psicológicas, síntomas funcionales, trastornos de la conducta y disminución del rendimiento escolar"

Desde la AEPap recuerdan su compromiso contra cualquier forma de violencia en el ámbito familiar, “que ya se puso de manifiesto en una mesa redonda para analizar esta cuestión celebrada el pasado 13 de noviembre en Madrid”. En esa ocasión, la Dra. Narcisa Palomino, vicepresidenta de la AEPap, especialista en maltrato infantil y pediatra del Centro de Salud Las Flores (Granada), ya recordó las diversas secuelas que pueden sufrir los niños sometidos a maltrato (maltrato físico, psicológico, negligencia, abuso sexual…). “Desde consecuencias físicas, derivadas de traumatismos intencionados (hematomas, fracturas, lesiones en genitales…) hasta consecuencias psicológicas (depresión, ansiedad), síntomas funcionales (cefaleas, trastornos del sueño o pérdida del control de esfínteres), trastornos de la conducta y disminución del rendimiento escolar”.
La PNL que acaba de aprobar el Congreso se suma a otra Proposición aprobada también por unanimidad el pasado 12 de septiembre de 2017en el Pleno dirigida a impulsar una Ley Orgánica para erradicar la violencia contra la infancia. Dicha proposición contó con el apoyo de los Grupos Parlamentarios Popular, Socialista, Confederal de Unidos Podemos-En ComúPodem-En Marea, Ciudadanos, Esquerra Republicana y Grupo Mixto.
Por otro lado, la Dra. Sánchez Pina ha destacado que estos pasos están bien encaminados a luchar contra esta terrible lacra social, pero ha animado a los grupos políticos a seguir trabajando, para que ambas PNL se traduzcan efectivamente en leyes “que ofrezcan unos estándares de protección adecuados a los niños víctimas de estas situaciones en toda España y no se queden en papel mojado”.
Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

martes, 4 de julio de 2017

ONG exige justicia con perspectiva de género en caso Mireya


“Exigimos acceso a la justicia y debida diligencia con perspectiva de género, derechos humanos e interés superior de la infancia para esclarecer los hechos”, afirmó Laura Martínez Rodríguez de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas.

Un grupo de defonsoras de derechos humanos, afirmaron que Leopoldo Olvera, ex esposo de Mireya (quién presuntamente mató a sus hijos y después se suicidó el pasado 8 de junio en la delegación Magdalena Contreras) abusó sexualmente de su hijo en ese entonces de 3 años en 2010.

“En este caso, las omisiones de las autoridades, la falta de rigor jurídico en el seguimiento por no asegurar un resultado justo y equitativo en las diferentes etapas procesales, en diferentes momentos, inhibió la procuración de justicia a Mireya y sus hijos”, consideró.

En conferencia de prensa Martínez, exigió abrir nuevas líneas de investigación que observen actuaciones que constituyan hechos de violencia institucional, abuso de poder y violación al derecho de acceso pleno a la justicia.

“Las más de 40 organizaciones a favor de la niñez pedimos la destitución inmediata de los operadores encargados de la supuesta impartición de justicia involucrados en el caso”, expresó.

También pidió protección a la madre de Mireya, única sobreviviente de los hechos de 8 de junio.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Señales que pueden prevenir abuso infantil


Señales que pueden prevenir abuso infantil


Señales que pueden prevenir abuso infantil
Varios son los signos que ayudan a identificar los posibles abusos a menores de edad. Los cambios psicológicos y sociales de manera brusca deben ser tomados en cuenta por la familia para tomar medidas de prevención ante cualquier tipo de violencia.
Instituciones públicas y privadas se suman a los trabajos de identificación y prevención de vulneración, pero cuando estos casos se dan, existen estrategias de intervención para la restitución de derechos.
Alertas
Patricia Avilés, psicóloga y activista en contra de la violencia infantil, mencionó que las actitudes de los niños permiten identificar si están siendo víctimas de violencia, como por ejemplo, los cambios repentinos en el comportamiento como alejarse o evitar relaciones sociales.

“Si el niño presenta una conducta sexual inapropiada a su edad, terrores nocturnos, que sobre todo se presentan en edades tempranas, es una alerta a la que los padres deben prestar atención”, detalló.
Avilés advirtió que es más difícil identificar un caso de abuso en adolescentes “porque suelen sentir vergüenza o estar bajo amenaza de sus agresores”.

La activista indicó que el 80 por ciento de casos de abuso infantil se dan en el entorno familiar, ya sea por padres, tíos, primos o por personas cercanas al hogar, “es difícil el trabajo cuando el agresor se encuentra en la familia, generalmente los casos no son denunciados”.
Mencionó que es trabajo de los padres conocer a detalle el ambiente en el que se desenvuelven sus hijos, inclusive la terapia de padres puede ayudar a identificar algún tipo de problema.
Silvia Oleas, secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de Protección de Derechos, comentó que “existe una disminución mínima en temas de violencia infantil, sin embargo el trabajo de prevención debe ser constante”. 
Resaltó que los niños deben empoderarse del tema de derechos sexuales y reproductivos, y hay que educarlos para prevenir actos de violencia.

A su criterio, muchos casos quedan en la impunidad porque se pone en duda el testimonio del niño, “la primera reacción de los padres, lamentablemente, es de no creer lo que el niño está diciendo, eso hace que las situaciones de abuso persistan”. Manifiesta también que los padres evitan denunciar casos de abuso por el trámite judicial que representa, “sienten vergüenza de acudir a instancias judiciales”, dijo.
Intervención
En caso de comprobarse que existe abuso sexual hacia un niño, los padres deben hacer la denuncia respectiva en la Fiscalía. Luego del proceso legal intervienen instituciones como el Ministerio de Inclusión Económica y Social, MIES, que cuenta la Unidad de Apoyo Familiar donde la víctima recibe apoyo psicológico y la familia acompañamiento para analizar la situación en la que se encuentran.

Según información del MIES, el acompañamiento a las familias es constante hasta que la situación sea superada, en caso de ser requerido las víctimas también cuentan con el apoyo Ministerio de Salud. 
Avilés reconoce que la intervención “es un trabajo largo, que les cuesta a las víctimas y a sus padres, pero es necesario para garantizar el desarrollo adecuado de la víctima, es necesario dar acompañamiento profesional, trabajar en conjunto para superar estos casos”.
Prevención
Avilés detalla que la prevención de abuso infantil tiene que hacerse desde edades tempranas. Por ello recomendó a los padres empezar a educar sexualmente a los niños, “es necesario inculcar el respeto a sus cuerpo y el respeto hacia los demás”.
Resaltó que la importancia de crear un ambiente familiar de confianza, que exista el pleno conocimiento de cómo se desenvuelve cada integrante del hogar, “a veces ignoramos que el agresor está en casa, por eso importante aprender a identificar si desde los padres existen conductas anormales para evitar agresiones a los niños, se puede trabajar en terapias”.

Cada 19 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la prevención contra el abuso infantil, la Organización Mundial de la Salud define como maltrato infantil a los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico, psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo. (RET) (I)
“Poner fin a la violencia contra los niños es una cuestión urgente…
Para convertirse en una prioridad, la eliminación de la violencia contra los niños
necesita grandes cualidades políticas y un gran apoyo de la sociedad civil.”
Los adultos también deben ser usuarios de internet, conscientes y responsables y saber
dónde pueden reportar casos de pornografía infantil que fueran reportados. En el Reino
Unido, la Internet Watch Foundation, hace un seguimiento de quejas sobre material ilegal en
internet (www.iwf.org.uk). En los Estados Unidos, se puede denunciar
• la pornografía en línea en el sitio www.cybertipline.org, sitio que también es monitoreado por
el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados. Existe un sitio web,
www.inhope.org, donde cualquier individuo puede hacer denuncias de cualquier país, en el
lenguaje de ese país. La responsabilidad de detener a los depredadores en línea es de toda la
comunidad internacional y la gente pueden hacer realmente la diferencia.