viernes, 30 de enero de 2015

Adiós a las muñecas…

La prostitución infantil constituye el tercer negocio más lucrativo en el mundo Foto: elsolnews.com

Su complexión pequeña contrasta con los tacones y el vestuario. Un excesivo maquillaje intenta ocultar su inocencia. María ya no sabe de muñecas ni de juegos; ella puede ser ahora una de los 10 millones de niños que hoy se prostituyen en el mundo.

Factores como la pobreza, el abandono, la desintegración familiar, la ignorancia, la adicción a las drogas, los abusos físicos y psicológicos, el secuestro de niños y el crecimiento del mercado del sexo, son algunos detonantes de la prostitución infantil, aseguró la psicóloga cubana Mayra Ordaz.

“Los explotadores sexuales se aprovechan de la docilidad de los niños. Generalmente esta actitud despreciable es condicionada por el deseo de obtener un sentimiento de poder sexual o económico, buscar nuevas experiencias”, comentó.

Según la psicóloga, mientras algunos niños ven a la prostitución como su única opción, otros experimentan sentimientos de vergüenza, culpa y baja autoestima, depresión, al punto que no pocos se refugian en las drogas o se suicidan. “La explotación sexual supone la pérdida de su infancia, su dignidad y, a menudo, de su futuro”, declaró Ordaz.

Los efectos de esta práctica no solo se circunscriben al orden psicológico. Por su parte, la pediatra cubana Liset Corrales señaló que la prostitución atenta contra el desarrollo normal de los infantes, quienes se exponen a cáncer cervical, infecciones renales, embarazos precoces y enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, deviene una triste realidad el hecho de que cada año, según estadísticas de la Organización de Naciones Unidas (ONU), ingresan a la red de prostitución cerca de un millón de infantes.

Lamentable es también el hecho de que América Latina no permanece al margen de este fenómeno social, de ahí que resulte imposible distinguirlo como un fenómeno ajeno, externo, y que sus causas, manifestaciones y consecuencias se aprecien regularmente en el contexto latinoamericano.

Aunque las cifras no son muy precisas, de acuerdo con reportes de la Organización Internacional del Trabajo (OTI), dentro de los 17 millones de niños -entre cinco y 17 años- que se ven obligados a trabajar para su sustento, dos millones recurren a la prostitución.

En este sentido, encabezan la lista Brasil, donde 500 mil menores son prostituidos y 40 mil se venden por año, y México, con cerca de 400 mil infantes, reflejan datos de la ONU.

Ahora bien, además de la pobreza, el abandono y la desintegración familiar, no puedo evitar preguntarme: ¿qué otros factores condicionan esa decisión en la que se intercambia el cuerpo por lo necesario para vivir? ¿Qué es exactamente lo que impulsa a un niño a renunciar a su inocencia? ¿Tendrán ellos conciencia de lo que están haciendo?

Quizás el auge de este tipo de actividad esté en concordancia con una mentalidad “postmoderna” en la que son permisibles y aceptables el tráfico y la venta de menores, la pornografía infantil y el turismo sexual –y después nos atrevemos a catalogarnos como “seres pensantes” y la “superior” de las especies.

Reportes de las Naciones Unidas indican que cada año son traficados más de 1,2 millones de niños en el mundo, la mayoría de ellos con fines de explotación sexual, mientras otros son utilizados como mano de obra barata o esclavitud.

Si bien el uso de los menores en lo referido a la pornografía es ya de por sí deplorable, la situación se torna más convulsa cuando las estadísticas de la ONU sugieren que más del 30 por ciento de los consumidores de este tipo de obscenidad terminan poniendo en práctica lo que ven en las revistas, fotos o videos.

Con respecto al turismo sexual, esta organización también informa que cada año se producen más de 600 millones de viajes turísticos internacionales. El 20 por ciento de los viajeros reconoce buscar sexo en sus desplazamientos y de ellos el tres por ciento confiesa tendencias pedófilas, lo que supone una cifra superior a los tres millones de personas.

México, Estados Unidos y Canadá son los mayores corredores del turismo sexual, al tiempo que Canadá, Estados Unidos, Alemania e Inglaterra son los países que más “clientes” emiten, expuso René Jiménez, profesor de la Universidad Autónoma de México, en el Foro de Infancia y Violencia celebrado en Valencia.

Más allá de las frías estadísticas, la prostitución infantil se posiciona como el tercer delito más lucrativo en el mundo –con 12 millones ya en 2006, según Jiménez-, situándose solo detrás del tráfico de drogas y de armas.

Aún en tiempos de postmodernidad, la explotación sexual de la niñez constituye una aberrante violación de sus derechos.

Si bien el oficio es tan antiguo como el valor de la mercancía, se hace necesario implementar estrategias a nivel gubernamental que posibiliten a esos millones de niños, como María, retomar el juego con sus muñecas.

jueves, 1 de enero de 2015

La ‘reina de la ciberpornografía’ y su pueblo de abuso infantil

La zona se ha hecho famosa como centro global de explotación sexual de niños, en buena medida debido a Eileen Ontong, de acuerdo con las autoridades. Durante por lo menos siete años, Ontong, a quien los medios locales han apodado “la reina de la ciberpornografía”, abusó de niños frente a una cámara web a cambio de dinero que se le enviaba por servicios de transferencia internacionales, según las policías de Filipinas y de Estados Unidos.

1
 

Los investigadores dicen que al menos 35 niños, algunos de apenas cinco años, atravesaron el umbral de la casa de hormigón y madera de Ontong, que está adornado con un crucifijo y una imagen de Jesús, para luego pasar a un set improvisado. Ahí se abusaba de los menores, tenían sexo entre ellos o se les exponía frente a una cámara. Los vecinos no tardaron en ofrecer a sus hijos y establecieron después operaciones similares en sus casas, dice la policía.

La casa Nenita Ontong en Ibabao, ubicada junto a la de su hijo y nuera. (Bloomberg)

“Se convirtió en una industria casera en la zona porque todos veían que Eileen Ontong ganaba dinero”, declaró Abdul Jamal Dimaporo, un agente de la Oficina Nacional de Investigaciones de Filipinas (NBI, por sussiglas en inglés). “Es más fácil ganarse la vida haciendo eso que trabajando. No consideran que lo que hacen sea algo malo”.

La policía estima que Ontong ganó alrededor de 200 mil dólares en el transcurso de los años. Las fotos de niños desnudos se vendían a 50 dólares, los desnudos ante la webcam costaban 100, mientras que el sexo entre niños se cobraba en 500; los niños o sus padres obtenían entre 10 y 18 por cada acto. Los miembros de la familia de Ontong participaban a partir de los 11 años, y su esposo, Wilfredo, se ocupaba de la vigilancia, de acuerdo con la policía.

Los Ontong se encuentran actualmente detenidos a 24 kilómetros de su casa, en el Centro Provincial de Cebu de Detención y Rehabilitación, una cárcel ubicada en una colina que tiene capacidad para mil 400 reclusos pero alberga a dos mil 200.

Acusados de pornografía infantil, abuso de menores y violación de la ley de tráfico de personas del país, los Ontong enfrentan una condena de cadena perpetua, según el NBI. Ellos se han declarado inocentes, indicó el NBI; su abogado defensor no contestó numerosos llamados telefónicos ni mensajes de texto para este reportaje.

PRINCIPAL CIBERDELITO

Lejos de las playas y del mar azul que atraen a los turistas a Filipinas, hace mucho que se explota a los niños. En la actualidad, sin embargo, en lugar de prostituirse en las esquinas o en hoteles y discos, los niños de las familias pobres que viven en asentamientos precarios apartados son utilizados para actos sexuales a través de servicios de pedidos de video online.

“Cuando el dinero fluye con facilidad a través de Internet, surgen nuevas formas de explotar a los niños”, dijo Mark Clookie, ex jefe del Servicio Naval de Investigaciones Criminales, que supervisa las investigaciones de la International Justice Mission, un grupo sin fines de lucro que contribuye al procesamiento de los Ontong.

Hace unos cuatro años, la policía local comenzó a recibir información sobre pornografía infantil en línea que se transmitía en vivo desde Filipinas a clientes del mundo entero. Desde entonces, los actos sexuales de menores se han convertido en el ciberdelito número uno del país.

Si bien una ley de 2009 exige que los proveedores de acceso a Internet instalen software que pueda detectar imágenes y transmisión de pornografía, con frecuencia se la ignora porque las compañías consideran que su acatamiento es demasiado caro, dijo Ronald Aguto, quien está al frente de la unidad de ciberdelitos del NBI.

SALAS PRIVADAS

Hasta 2006, Ontang, quien ahora tiene 36 años, trabajó en una fábrica que producía equipos electrónicos en la ciudad vecina de Lapu Lapu. Wilfredo, de 38 años, transportaba a turistas por zonas balnearias, según la madre de Wilfredo, Nenita Ontong de 56 años.

Luego de que un amigo le enseñara a Eileen a usar computadoras, ésta empezó a frecuentar cafés Internet que ofrecen salas privadas por menos de un dólar por hora, dijo Nenita. Ahí, Eileen chateaba con hombres extranjeros y pronto aprendió lo suficiente para comprar su propia computadora y contratar una conexión de alta velocidad para empezar a trabajar en su casa. Varias veces a la semana, Eileen viajaba a locales de transferencia de dinero de Lapu Lapu para retirar fondos enviados a través de Western Union u otros servicios, dice la policía; recibía entre 30 y 500 dólares en cada envío.

“Sabía que Eileen hacía algo relacionado con el uso de Internet y le aconsejé que se detuviera, pero no me hizo caso”, dijo Nenita. “Creo que algunos de nuestros vecinos le pidieron ayuda a Eileen” para establecer sus propias operaciones de ciberpornografía. No dijo si había niños involucrados.

Cerca de 60 mil niños filipinos entran en el comercio sexual cada año y alrededor de 10 mil de ellos han trabajado en la pornografía en línea, de acuerdo con la Fundación Preda, que dirige un albergue para niñas víctimas de abuso. En un país donde el 25 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, un espectáculo frente a una cámara web puede poner comida en la mesa.

"Por supuesto que quienes lo hacen siempre utilizarán la pobreza como excusa", dijo Adelino Sitoy, alcalde de la Municipalidad de Córdoba, que incluye Ibabao. "Lo que les atrae es dinero fácil. Todo lo que tienes que hacer es decirle a sus hijos que se desnuden".

Un niño testificó en el caso Ontong el 8 de diciembre, y la próxima audiencia se espera para marzo, de acuerdo con la International Justice Mission. Una niña que se encontraba en la casa de Ontong durante los arrestos también ha testificado, pero los otros dos niños que estaban allí huyeron esa noche y no han podido ser localizados, según el NBI.

LOS AMIGOS DE EILEEN

Uno de los amigos extranjeros de Eileen, al menos a través de Internet, fue David Tallman, de 55 años de edad y retirado de la Marina de Estados Unidos y quien le envió más de siete mil 300 dólares en cuatro años; actualmente está cumpliendo una condena de 12 años en Lexington, Kentucky, tras declararse culpable de transportar pornografía infantil.

El 17 de diciembre de 2012, el USNS Laramie, embarcación de Tallman, se detuvo en Norfolk, Virginia, después de navegar por Medio Oriente y África. En el muelle le esperaban cuatro agentes del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

"Se sentó pensativo por un momento, inclinó su cabeza y admitió que había pornografía infantil en la computadora”, recuerda Paul Wolpert, un agente de Seguridad Nacional que cuestionó Tallman en la sala de personal del barco ese día.

El equipo de Wolpert tomó dos ordenadores de Tallman, tres discos duros externos y el iPhone y los llevó a las oficinas de Seguridad Nacional en el centro de Norfolk. Los investigadores encontraron cuatro mil imágenes de pornografía infantil, así como correos electrónicos y registros de Yahoo! Messenger en el que Tallman negociaba espectáculos sexuales utilizando los alias "Ronin" y "tragic_prelude".

Entre esas comunicaciones había cientos de mensajes y chats con Ontong, señaló Wolpert. Tallman también tenía un folder con los recibos de Western Union y compañías de tarjetas de crédito que detallaban su pago por imágenes y shows en vivo. A cambio de una sentencia reducida, Tallman acordó ayudar a los investigadores a atraparla.

La policía ha identificado al menos 20 personas en Estados Unidos, Reino Unido y Australia que habrían adquirido imágenes o espectáculos de Ontong.

jueves, 18 de setiembre de 2014

Alemania endurecerá las penas por la pornografía infantil


Alemania quiere ampliar su definición de pornografía infantil y encarcelar hasta tres años a la gente que posea o distribuya fotos de niños desnudos que sean consideradas pornográficas, según un nuevo proyecto de ley. En la imagen, el ministro alemán de Justicia Heiko Maas en una reunión del gobierno en la cancillería, en Berlín, el 26 de febrero de 2014. REUTERS/Thomas Peter









BERLÍN (Reuters) - Alemania quiere ampliar su definición de pornografía infantil y encarcelar hasta tres años a la gente que posea o distribuya fotos de niños desnudos que sean consideradas pornográficas, según un nuevo proyecto de ley.
"Las nuevas normas mejorarán la protección de las víctimas de ofensas sexuales", dijo el ministro de Justicia Heiko Maas al presentar el texto, que fue aprobado por el gabinete alemán el miércoles.
"La pornografía infantil es un abuso sexual. Los niños no son capaces de defenderse contra tal violencia y son traumatizados", dijo.
Hasta ahora, sólo las imágenes en la que un niño estaba en "una postura sexual extraña" eran ilegales en Alemania, pero la nueva ley ampliaría la definición de lo qué tipo de poses desnudas se consideran pornografía ilegal.
"Nadie puede ganar dinero con los cuerpos de los niños y los adolescentes", dijo Maas, quien añadió que la ley no pretende que los padres no tomen fotos de sus propios hijos en la playa.
El debate público y la presión para una ley más dura llegaron después de que el prominente parlamentario socialdemócrata Sebastian Edathy fuera investigado por imágenes de niños desnudos descargadas en su portátil del Gobierno. Las imágenes no eran ilegales y Edathy ha negado que poseyera pornografía infantil.
La ley da protección a las personas que son fotografiadas contra su consentimiento o sin su conocimiento en poses "que probablemente dañen significativamente la reputación de la persona" y que podrían usarse para el ciberacoso. Esto incluiría personas que están borrachas o que son víctimas de delitos violentos.
El borrador también arremete contra el acoso sexual infantil a través de Internet.

lunes, 15 de setiembre de 2014

Sextorsión: ¿Cómo evitar el chantaje sexual por internet?


Chico acaba de conocer a chica en una red social para ligar en internet. Ella le pide su Facebook y después le propone practicar cibersexo. Él accede. Al cabo de unos minutos ella le dice que ha grabado el vídeo y le enseña que ya está colgado en YouTube en modo privado. Le dice, entonces, que tiene 20 horas para pagar 200 euros si quiere evitar que el enlace del vídeo acabe en manos de todos sus amigos de Facebook. Fin (del principio) de la historia.

Casos como el anterior se dan muy a menudo entre jóvenes de 20 a 30 años, según cuenta el fundador y director de PantallasAmigas, Jorge Flores. La organización, que trabaja por una ciudadanía digital responsable, recibe casi diariamente consultas de personas que han sido víctimas de un delito de “sextorsión” (extorsión sexual), es decir, cuando el delincuente amenaza con publicar fotografías o vídeos íntimos en las redes sociales e internet a cambio de dinero o más material de índole sexual. En 2013 registraron unos 200 casos entre España y América Latina, afirma Flores.

Además del patrón mencionado, existen distintos métodos de hacerse con el material sensible. Por un lado, la persona afectada puede haber practicado 'sexting' –esto es, el envío de imágenes de contenido sexual producido por el remitente a través del móvil–y las fotos han acabado en malas manos o en una ex pareja con ganas de venganza o deseos de dominar al otro mediante el chantaje. Por el otro, también existe la posibilidad de que, como les pasó a las celebridades de Hollywood, un hacker haya accedido a lasimágenes almacenadas en la nube, en el móvil o en el ordenador.

Una de las maneras de conseguir el material es infectando el dispositivo con un virus mediante las tácticas de ‘phishing’, explica el analista de seguridad en Kaspersky Lab, Dani Creus. El delincuente, aclara el experto, “envía un email con un enlace que pretende ser una oferta y cuando la víctima pincha se descarga el ‘malware’ en el ordenador, con lo que el criminal podrá acceder a todos los archivos así como activar y desactivar la webcam a su voluntad”.

Ante todo, sentido común

Para prevenir estas situaciones, Creus y Flores coinciden en apelar a la consciencia y al sentido común. “Si nos gusta hacernos este tipo de fotos, guardémoslas en un disco duro externo y cifrado, donde nadie pueda tener acceso y no abramos enlaces de correos cuyo remitente desconozcamos”, recomienda el primero. También conviene, añade, “tener una herramienta de seguridad que pueda avisarte de si alguien está usando tu webcam o si estás entrando en una página web infectada con código malicioso”.

“El problema es que la gente no es consciente de lo fácil que es hacer daño a través de internet –comenta el segundo–. Yo diría que lo más eficaz, si se quiere practicar cibersexo o sexting, es que no se te reconozca en las imágenes”.

Por otro lado, el responsable de PantallasAmigas aconseja a las víctimas seguir algunos pasos, recogidos más detalladamente en su decálogo de actuación: “Guardar las pruebas del chantaje, no ceder, cortar la comunicación y denunciar a la policía”. El último paso es uno de los más difíciles de dar, según explica Flores, porque “la persona se avergüenza de lo ocurrido y quiere olvidarse lo antes posible”.

Cabe resaltar, no obstante, que la ley ampara a las víctimas. Solo el hecho de publicar las imágenes sin el consentimiento de la otra persona ya es un delito contra la intimidad y está tipificado en la reforma del Código Penal.



sábado, 13 de setiembre de 2014

Alza tu Voz

Lanzo un reto:

"Tómate la foto"

Es muy fácil: sólo impriman  o hagan  Photoshop del letrero con la bandera de su país y tómense una foto con él.

Compartan en todas sus redes sociales y reten a sus amigos a hacer lo mismo... juntos hacemos más.

¡ATRÉVETE!

¡ALZA TU VOZ!

#yoalzomivoz por todos los niños del mundo víctimas de abuso.


Ya son 436 fotos.
La meta:  mínimo mil fotos  al primero de Noviembre de 2014. 



• Se estima que del 70% al 85% de los casos de abuso, el abusador es alguien que el niño conoce y en quien confía. 
• A nivel global, 1 de cada tres niñas y 1 de cada 5 niños sufrirá algún tipo de abuso sexual antes de que llegan a los 18 años. 

• Más de un tercio de todos los abusos contra los niños son cometidos por una persona menor de 18 años. 

• En Inglaterra, alrededor de un cuarto (24.1%) de los jóvenes adultos han experimentado abusos sexuales 

• Los Estados Unidos paga aproximadamente 550 billones de dólares al año para cubrir los efectos relacionados con el abuso infantil y su trauma. 
En los Estados Unidos, al llegar a los 18 años, 1 en 4 niñas y 1 en 6 niños van a ser molestados sexualmente, y más de un 80% de este abuso, jamás sera reportado

Aquí publica tus fotos:

https://www.facebook.com/pages/Campa%C3%B1a-T%C3%B3mate-la-foto-previene-el-Abuso-Sexual-Infantil-Nunca-M%C3%A1s/380251125455657

Están son Todas las fotos:

https://www.facebook.com/adamevm/media_set?set=a.938582839491061&type=1


https://www.youtube.com/watch?v=LbagIPSTpYY



domingo, 10 de agosto de 2014

América Latina



Un mapa realizado con datos de Unicef demuestra que los niños de México, Brasil, Colombia, Perú y Argentina son los más afectados por los extranjeros que hacen uso de la prostitución de menores

El mapa es claro. Cuatro países sudamericanos y México destacan a nivel mundial por la cantidad de niños víctimas del turismo sexual.

Unicef calcula que alrededor de 1,8 millones de niños y niñas sufren la explotación sexual en todo el mundo, aunque tanto esta organización como la principal red de lucha contra este flagelo, Ecpat International, reconocen que trabajan en función de aproximaciones y extrapolaciones.

Ambas entidades afirman que la mayoría de los turistas que recurren a la prostitución infantil son ocasionales, porque no van expresamente en su búsqueda. "Simplemente se encuentran con disponibilidad de estos niños y se aprovechan de ello", asegura Selma Fernández, responsable del Programa de Prevención de la Explotación sexual Comercial Infantil de la red Ecpat International.

En algunos países es fácil y barato, e incluso ropa y comida son intercambiados por sexo. Y aunque al mismo tiempo Ecpat señala que este fenómeno puede producirse en cualquier lugar y contexto, la pobreza y la desigualdad son factores clave para su concreción.

Dentro de este contexto, las dos organizaciones denuncian que cada vez son más los ciudadanos de Europa, Estados Unidos y Canadá que aprovechan la vulnerabilidad de niños en Centro y Sudamérica, con especial interés en México, Brasil, Colombia, Perú y Argentina.

La dificultad para abordar esta grave problemática se debe en parte a que muchos Estados lo ocultan, y por eso no hay estadísticas homogéneas. "Al tratarse de una actividad ilegal no reconocida como un problema en algunas culturas o países, sumado a su invisibilidad, hace que se desconozca el verdadero alcance y naturaleza del fenómeno", agrega Fernández.

Sin embargo, Ecpat indica que diversos estudios parecen indicar que, lejos de disminuir, la tendencia es creciente. Porque a pesar de que algunas medidas y campañas están dando resultado, como sucede en Tailandia, uno de los destinos predilectos para el turismo sexual infantil, los países cercanos aprovechan para tomar el relevo, como hacen Camboya o Vietnam.



¿Una solución?

Una de las líneas de trabajo para erradicar esta práctica es el Código de Conducta que más de 1.000 actores turísticos del mundo (aerolíneas, agentes de viaje y hoteles, entre otros) han firmado.

Este documento los compromete a luchar de forma activa contra la prostitución infantil en estos sentidos: "Establecer una política ética corporativa contra la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes; formar a su personal tanto en el país de origen como en los países de destino; introducir una cláusula en los contratos con proveedores estableciendo el rechazo común de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes; proporcionar información a los usuarios (turistas) por medio de catálogos, folletos, videos durante los vuelos, etiquetas en los billetes, páginas web; proporcionar información a los agentes locales clave en cada destino; e informar anualmente sobre la implementación de estos puntos".

Uno de los buenos ejemplos es el de los policías turísticos de la República Dominicana. Con su cooperación y la de los agentes hoteleros, en el país caribeño se ha logrado que sea casi imposible ver a un adulto entrando con un menor sin parentesco a un hotel sin que salten las alarmas, según publica el periódico El País.

Sin embargo, un informe de Ecpat de 2008 que la organización asegura que todavía está en vigor admite que son muy pocos los turistas sexuales ocasionales detenidos, juzgados y condenados. "Esto tal vez sea porque generalmente no producen imágenes del abuso perpetrado ni recurren a medios extremos para practicar el turismo sexual con niños y adolescentes, como comunicarse con redes de pedófilos o intercambiar pornografía", señala Lorena Cobas, responsable de emergencias del comité español de la agencia de la ONU para la infancia.

miércoles, 30 de julio de 2014

Diez pautas para que los chicos usen la Web en forma segura

El caso de Magaly, la nena de 12 años que estuvo desaparecida 17 horas en San Isidro, volvió a centrar la atención de la sociedad en torno a la seguridad de las redes sociales y la actitud que los chicos tienen cuando ingresan a ellas. Sin bien aún no existe seguridad de que Magaly se contactó con su captor a través de Facebook, el solo hecho de que esto haya sido posible hizo que muchos padres se pregunten qué pueden hacer concretamente para resguardar la privacidad de sus hijos.
Frente a este panorama, el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad difundió una serie de recomendaciones para que los chicos tengan una navegación segura. Ellos son:
1. Hablá con tus hijos acerca de los peligros en la red: muchas veces existe una mirada "inocente" sobre las posibilidades que nuestros hijos tienen en la web. Lo cierto es que tanto los padres como los hijos deben ser conscientes de que en el mundo digital hay tantos peligros como en el mundo real. Recomendales no hacer en la red lo que no harían cara a cara.
2. Recomendá a los chicos que nunca respondan correos electrónicos o acepten solicitudes de amistad así parezcan de una entidad o persona confiable. Asegurate con quién chatean en la red y no permitas que hablen con desconocidos. Es importante recordarles que no todo lo que se ve en la web es verdad; de hecho, muchos de los perfiles que se crean en la web son falsos.
3. La computadora debe estar en un lugar público de la casa. Esto permite hacer del uso de Internet una atracción en la cual todos los miembros de la familia están involucrados.
4. Pedile a los niños y niñas de la casa que compartan sus contraseñas con los padres o adultos responsables.
5. Limitá el tiempo de navegación en Internet. Establecé horarios de acceso.
6. Recordá siempre que no compartan datos como nombre completo, dirección y teléfono, ni llenen solicitudes ni formularios sin supervisión de los adultos.
7. Es conveniente adquirir software que ayude a filtrar contenidos y a bloquear ciertas páginas.
8. Los padres o adultos responsables deben solicitar ser amigos de sus hijos en las redes.
9. Es conveniente que los niños no descarguen solos y por su cuenta programas y software de la web. Muchos de estos programas muchas veces traen consigo un software espía que obtendrá información sensible de la PC.
10. Antes de usar un servicio de Internet, asegurarse bien a partir de qué edad es conveniente la registración en el mismo.
“Poner fin a la violencia contra los niños es una cuestión urgente…
Para convertirse en una prioridad, la eliminación de la violencia contra los niños
necesita grandes cualidades políticas y un gran apoyo de la sociedad civil.”
Los adultos también deben ser usuarios de internet, conscientes y responsables y saber
dónde pueden reportar casos de pornografía infantil que fueran reportados. En el Reino
Unido, la Internet Watch Foundation, hace un seguimiento de quejas sobre material ilegal en
internet (www.iwf.org.uk). En los Estados Unidos, se puede denunciar
• la pornografía en línea en el sitio www.cybertipline.org, sitio que también es monitoreado por
el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados. Existe un sitio web,
www.inhope.org, donde cualquier individuo puede hacer denuncias de cualquier país, en el
lenguaje de ese país. La responsabilidad de detener a los depredadores en línea es de toda la
comunidad internacional y la gente pueden hacer realmente la diferencia.